Menu Principal

30 abr. 2010

Capítulo 37 de Percances

Nico volvía a la casa de Cam, había ido a la casa de Axel con la esperanza de encontrar a Cam, aún cuando la idea de encontrarla con él y saber que estuvo toda la noche con Axel no le era nada grata, pero era más importante saber que estaba bien; pero por desgracia no había encontrado a nadie en la casa, incluso había forzado la entrada para verificarlo por si mismo, pero no había nadie, y el olor de Cam no estaba presente, lo que dejaba claro que ella no había estado allí.

Pero si no estuvo en la casa de Axel ¿Dónde podría estar?

En este punto Nico ya estaba realmente preocupado, su instinto le decía que Cam estaba en peligro, pero no tenía idea de donde buscarla, él único que podría darle alguna pista seria Axel, por lo tanto había decidido volver para ver si había alguna novedad y después regresaría, tenía que encontrar a Axel, él tenia que decirle donde estaba Cam.

Cuando llego a casa, su sorpresa fue infinita cuando vio el coche de Axel afuera. Corrió apresuradamente, quizás Cam estaba dentro, pero conforme se acercaba y escuchaba y olía a quienes estaban dentro supo con certeza que Cam no estaba con ellos, pero con todo y eso podía detectar un ligero olor que le pertenecía a ella mezclado con el olor de Axel. Un escalofrío recorrió su cuerpo, los celos se desbordaron dentro de él, solo había una razón por la que el olor de una persona se quedaba tan prendido al de otra y él se negaba a pensar en ello.

Al entrar observó a Augusto tan tenso, que Nico sabía que también estaba muy consciente del olor de Cam en Axel, sin duda trataba de controlarse para que Nora no se percatara de nada, pero a leguas se notaba que le era muy difícil.

Para Nico tampoco era fácil, lo único que quería era lanzarse sobre Axel y golpearlo hasta que el olor de Cam no estuviera en él, pero se negaba a pensar en ello, la razón para que su olor estuviera en él tendría que ser otra a lo que se negaba a pensar. Tendría que serlo.

-Nicolás.- dijo Axel apenas lo vio. –Necesito hablar contigo a solas.-

-¿Dónde esta Cam?- le preguntó ignorando su petición.

-No ha querido decir nada.- dijo Augusto. –Le he dicho que sabemos que anoche Cam fue vista con él, pero dice que solo va a hablar contigo.-

-¿Dónde esta Cam?- repitió Nico.

Axel exhaló ruidosamente. –Nicolás hablemos a solas.-

-¿Dónde está mi hija?- preguntó Nora desesperada. –Si lo sabes ¿Por qué no lo dices? ¿Está bien?-

-Él sabe perfectamente donde está.- dijo Nico. –Pasaron la noche juntos o ¿lo vas a negar?-

-Nicolás…- empezó Axel para ser interrumpido.

-¿Qué estás insinuando Nico?- pregunto Nora. –Y si es como dices ¿por qué Cam no esta aquí?-

-Se que estuvieron juntos, solo lo sé. Y porque no esta aquí también quisiera saberlo.- dijo Nico.

-Nicolás vine aquí para conseguir tu número o cualquier dato para contactarte, y mejor aún te encontré, así que dejemos de perder el tiempo, lo que necesito decirte es muy importante, no tenemos tiempo que perder.- Axel miró de reojo a Nora esperando que Nicolás entendiera que lo que tenia que decir no podía decirlo frente a ella, la madre de Cam ni siquiera sabia de las habilidades de su hija, como iba a explicarle ahora que su padre la tenía secuestrada y que si seguían perdiendo el tiempo podrían llegar demasiado tarde.

Nico entendió lo que Axel quería decirle con la mirada, y el que él insinuara que lo que tenía que decir no podía oírlo Nora era una mala señal. –Está bien.- dijo al fin Nico asintiendo, -¿quieres ir a otro lugar o hablamos en mi habitación?-

Axel suspiro aliviado. –En tu habitación.-

Axel siguió a Nico. Hace unos minutos él había entendido porque Nico decía estar seguro de que Cam paso la noche con él, el olor, ni siquiera había pensado en eso pero aunque lo hubiera hecho no le quedaba tiempo para preocuparse por ello. Sólo esperaba que lo dejara hablar antes de querer matarlo a causa de lo que seguramente estaba pensando.

Una vez cerrada la puerta de la habitación de Nico, este se volvió hacía Axel sin intentar esconder la furia que hervía en su sangre. -¿Dónde está Cam? ¿Por qué tienes su olor tan impregnado?- preguntó negándose a gritar pero su voz destilando la ira que sentía.

-No hay tiempo para demasiadas explicaciones, pero la razón de que su olor este impregnado en mi como dices, no es por lo que estás pensando, ya habrá tiempo para explicaciones después, sólo estate tranquilo en cuanto a eso, Cam y yo no hemos hecho lo que estas pensando.-

Nico no estaba muy convencido pero asintió para que continuara.

-Anoche estuve con Cam es verdad, pero peleamos y la deje sola…-

-¿Por qué pelearon?- pregunta al instante Nico.

-Maldita sea, no tengo tiempo…-

-¿Por qué pelearon?- volvió a preguntar Nico.

Axel suspiro. –Me aproveche de ella, y antes de que empieces a golpearme debes saber que sin mi no podrás encontrarla.-

Nico retrocedió en respuesta. -¿De que manera te aprovechaste de ella?-

Axel sabiendo que Nicolás no lo dejaría hablar hasta que respondiera, se dio por vencido. –Estaba destrozada porque la dejaste, porque no sabía nada de ti, no quería verla así, actué impulsivamente…-

Nico arqueó una ceja instándolo a seguir.

-Carajo, ¿quieres que te lo detallé todo?-

Nico asintió.

-La bese Nicolás, no se lo esperaba y la bese, sabes lo que pasa cuando la besan, mis emociones la invadieron, y yo quería besarla tanto, mis emociones por ella fueron fuertes, que te baste saber que fue capaz de liberarse de mis emociones y paró todo, me dio una patada en el trasero y me mandó lejos. Ella te quiere a ti. Estaba enojado y le dije que te echaría en cara lo que pasó entre nosotros, que te diría que ella lo disfrutó, peleamos y la deje sola.-

Nico observaba a Axel detalladamente, era extraño que no quisiera golpearlo por lo que acababa de decir, no dejaba de molestarlo saber que la había besado y saber aunque él no lo dijera que había sido más que un simple beso, pero saber que Cam había logrado liberarse de las emociones que no eran suyas y que al hacerlo lo rechazara, eso sin duda no le molestaba.

-La dejaste sola y entonces…-

Axel no tenía idea de como explicar todo sin alargar demasiado la plática. –Mi padre me siguió anoche, no lo sabía, él vio lo que pasó con Cam, cuando la deje sola, de alguna manera se la llevo con él…-

-No entiendo nada, ¿Por qué tu padre se llevaría a Cam?-

-Mi padre es un hombre despreciable, él mató a la abuela de Cam porque ella no quiso decirle donde estaba ella, mi padre busca personas con habilidades especiales para robárselas, toma un poco para él mismo y el resto lo vende-

-¿Cómo se las quita? Las vende… ¿cómo es posible?-

-La sangre… la misma razón por la cuál tú ahora tienes algún tipo de habilidad, porque bebiste la sangre de Cam, sólo que él lo hace por medio de transfusiones por lo menos en él mismo, no tengo idea de quien puede comprarle la sangre y la manera en que la usan....-

-Sangre…- Nico repitió, comprendiéndolo todo. –Tu padre quiere la sangre de Cam, maldita sea ¿qué diablos tienes que ver tú en todo esto? ¿Dónde la tiene?-

-Hace años descubrí lo que mi padre hacía, porque lo hizo con mi hermana, ella al igual que Cam, al igual que yo, tenia habilidades especiales, él le quito toda la sangre tratando de transfundirle otra inmediatamente, pero no funciono, su cuerpo no resistió, la mato Nicolás, a su propia hija, desde entonces fingí que entendía que no quiso matarla, que fue un accidente, oculte mis propias habilidades y trabaje para él, al menos haciéndoselo creer, hace poco tiempo alguien que desconozco se comunico con él y le dije que Augusto Martín tenía una hija que tenía habilidades que a él le interesarían, mi padre fue amigo de Augusto desde muy jóvenes hasta que él murió, mi padre sabía de las habilidades de Augusto así que cuando supo que tenía una hija me mando por ella, yo contacte a la Sra. Martin la única familiar de Augusto y le conté todo, ella me dijo donde encontrarla, le prometí que la protegería y que la enseñaría, mi padre desesperado porque yo no la había encontrado busco él mismo a la Sra. Martín y cuando no quiso decirle nada… la mato. Todo este tiempo le dije que no había encontrado a Cam pero anoche me siguió y supo que era ella, cuando la deje se la llevo, tenemos que sacarla de allí antes de que sea demasiado tarde, se que él intentara lo mismo que hizo con mi hermana y con otros desafortunados que no puede salvar, no la quiere matar, lo que quiere es quitarle la mayor cantidad posible de sangre y transfundirle otra, para que entonces esa sangre adquiera las capacidades que hay en el restante y tener una fuente inagotable de sangre, pero el procedimiento que usa nunca ha funcionado, nunca, tenemos poco tiempo, cuando salí de allí le administro un sedante no empezara el procedimiento hasta que despierte. No puedo hacerlo sólo, te necesito, Cam te necesita.-

Nico estaba estupefacto ante todo lo que acaba de escuchar, demasiada información para procesarla tan rápidamente, lo único claro es que Cam estaba en peligro como él temía y no quedaba mucho tiempo.

-¿Tiene seguridad? ¿De cuántos personas hablamos?-

-15, todos armados, 16 con mi padre pero de él me encargo yo, solo no podría sacarla de allí, pero contigo y con cualquier amigo vampiro con él que puedas contar podremos hacerlo.-

-Hagámoslo entonces…- dijo Nico apresurándose a la puerta, pero Axel sostuvo su brazo con una de sus manos.

-Una cosa más, Cam cree que estoy de lado de mi padre, tuve que hacérselo creer y de una manera que la tiene desecha, ahora mismo ella debe odiarme, cuando la saques de allí dile que no es verdad, que lo que piensa que paso es mentira, dile que me perdone, tenía que engañar a mi padre.-

-¿De que hablas?- pregunto Nico preocupado.

Axel exhaló, temiendo la reacción de Nico. –Le hice creer que la viole.- apenas la última palabra salió de su boca, Nico lo tenía contra la pared, sosteniéndolo por la camisa.

-Si la tocaste te juro que te mato.- dijo puntualizando sus palabras al golpearlo contra la pared. Ahora entendía el olor de Cam sobre él, pero si el se había atrevido a lastimarla lo mataría.

-No la toque, lo juro, no podría hacerle eso, no podría.-

-Tienes su olor impregnado en ti, no me vengas a decir que no la tocaste imbécil. No soy estúpido.-

-¡Bien!, La toque Nico, tuve que fingir frente a mi padre que la violaba, que pensabas que me creería con la ropa puesta, nuestros cuerpos estuvieron en contacto pero sólo porque era la única manera, no le hice nada… estaba drogada casi inconsciente no recuerda nada…-

Nico le soltó un puñetazo sin más. –Más te vale que estés diciendo la verdad, porque si no te voy a matar y voy a disfrutarlo, y ese golpe es lo mínimo que te mereces, idiota,- dijo golpeándolo contra la pared, -Cam piensa que lo hiciste, tienes idea de lo que deber estar sufriendo.-

-Lo se, lo vi, me puedes golpear lo que quieras cuando la saquemos de allí, pero ahora no podemos perder tiempo, se mejor que tú como está Cam, vi como se puso y no me lo puedo perdonar pero si no lo hacía mi padre se daría cuenta que lo traicione, quizás se la hubiera llevado a otro lado, no podía arriesgarme a perderla…- apenas la palabra salió de su boca enmudeció.

-La quieres,- susurró Nico.

-No, claro que no.- dijo automáticamente.

-Axel no lo niegues, no te voy a matar por eso, no tengo tiempo ni siquiera para pensar en ello, vámonos, tenemos que sacarla de allí.- dijo soltándolo y saliendo de la habitación, tenía un rescate que organizar y algunos amigos a los cuales llamar. No tenía tiempo para pensar en que Axel estaba enamorado de Cam.

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario