Menu Principal

18 may. 2010

Capítulo 39 de Percances


Axel desesperado gritó: -¡Nicolás!-

No se notaba ningún cambio en Cam y él no podría soportar perderla de la misma manera que perdió a su hermana, no podría vivir con eso y si él único que podía salvarla era Nicolás entonces que así fuera.

Nicolás escucho el grito frenético de Axel justo cuando acababa de dejar inconsciente a dos de los guardias contra los que peleaba.

-Sube- gritó Augusto aún combatiendo con un guardia.

Nico no se lo pensó dos veces, subió tan rápido como pudo.

Cuando estuvo en la segunda planta fue golpeado por un aroma único, un aroma que lo enloquecía, un aroma que deseaba, el aroma de la sangre de Cam. Si bien ese olor podía causarle muchas emociones en este momento la emoción más fuerte fue el temor.

Siguiendo el olor alcanzó rápidamente la habitación donde estaba Cam, pero no estaba preparado para lo que se encontró.

Cam yacía en una cama, su rostro ensangrentado y golpeado de tal manera que Nico sintió la ira hervir en su sangre y su instinto asesino que tanto luchaba por controlar se avivo dentro de él.

Corrió hacia la cama empujando a Axel que sostenía la mano de Cam, y sostuvo esa misma mano entre las suyas. No puedo evitar que las lágrimas escaparan de sus ojos al verla como estaba, el dolor que se desgarraba dentro de él era un sentimiento jamás experimentado.

-Cam…- susurró. -¿Qué te hicieron? Maldita sea, ¿qué te hicieron?-

-Nicolás- dijo Axel cerca de él. –Los signos vitales de Cam son muy débiles, mi padre le quito demasiada sangre, estoy tratando de transfundirle más pero no parece hacer ningún cambio, tenemos que hacer algo.-

Nico se volteo para verlo. -¿Hacer qué?-

-Podrías convertirla…-

-¿¡Qué!?- exclamo Nico.

-¡Se esta muriendo! ¿Acaso crees que yo quiero que la conviertas en un vampiro?-

-No puedo hacer eso, Cam no estaba segura de querer hacerlo, no puedo hacerlo sabiendo eso, tiene que haber otra manera.-

-¿Prefieres que muera?- pregunto Axel incrédulo.

-¡Por supuesto que no!- Grito Nico. Si Cam moría sería la misma muerte para él, no lo soportaría, pero convertirla… y si ella le reclamaba, y Augusto… seguramente no le gustaría.

Nico estaba en conflicto, quería salvarla, pero si tan solo hubiera otra manera…

Con los pensamientos e ideas acelerándose en su mente Nico tuvo una posible solución en sus manos.

-¿Esas bolsas son de sangre de Cam?-preguntó aunque por el olor sabía que así era.

-Si,- respondió Axel sin entender el porque de la pregunta.

-Si la bebo, ¿qué tan probable es que la capacidad de sanar de Cam se transfiera?-

Los ojos de Axel se abrieron con sorpresa. –Es mucha, por lo tanto las probabilidades son altas, pero sabes que las capacidades mutan, no es seguro que justamente adquieras la capacidad de sanar…-

-Hay que intentarlo.-

Axel asintió, en un hospital no harían mucho por Cam, no más de lo que él había hecho al transfundirle sangre, y que Nico se tomara toda esa sangre parecía mejor opción a que ella fuera convertida.

Nico agarró la primera bolsa y sin preámbulos permitió a sus colmillos extenderse para después clavarlos en la bolsa y comenzar a beber. El sabor explotó en sus sentidos y no pudo retener un gemido. La sangre lo revitalizaba, pero esta sangre en especial, la sangre de Cam, lo hacía sentir un éxtasis tan grande y profundo que no podía ocultar el placer que lo recorría.

Axel observaba atónico la manera en que Nico bebía sangre, y al verlo no pudo dejar de notar el placer que obviamente sentía al hacerlo, y por un momento ver esto fue para Axel tan íntimo como si estuviera viendo a Nico haciendo el amor con Cam, se negaba a pensar en ello, pero no podía concebir la idea de que ellos dos no lo hubieran hecho e imaginar a Nico bebiendo del cuello de Cam mientras lo hacían envío una ola de ira a través de su cuerpo.

Era mejor no pensar en eso.

Nico fue bebiendo bolsa tras bolsa, el torrente de sensaciones que lo invadían conforme más bebía lo tenía tan extasiado que bien podría decir que tenía una sobredosis de sangre y entre más bebía todo su cuerpo quería más, era una sed insaciable…

Pero él sabía que Cam era más importante ahora, él tenía que salvarla. Cuando termino con la última bolsa se limpio con el dorso de su mano la comisura de su boca.

-¿Y ahora que hago?- le pregunto a Axel.

-Tócala,- respondió. –Después comienza a imaginar que desde tus brazos fluye energía y que esa energía va sanando, restaurando su cuerpo, regenerando la sangre faltante, concéntrate sólo en eso, si sientes tus brazos tibios y como si algo fluyera de ti hacia ella, eso quiere decir que esta funcionando, ahora hazlo.-

Nico tomo con una de sus manos la suya y su otra mano la puso sobre su cuello, y entonces siguió las indicaciones de Axel; concentrándose al máximo imagino el interior del cuerpo de Cam, el ser capaz de escuchar el latido de su corazón y el ritmo de la sangre corriendo por sus venas le facilito la labor, se concentro en enviar energía a su cuerpo y en que esa energía regenerara su sangre, pero al tiempo que lo hacía dejo que todo su amor por ella lo inundará y su deseo fue transmitir ese amor junto a la energía que esperanzadoramente podría ser sanadora.

En ese momento no existía nada más, Nico mantenía sus ojos cerrados y todo el amor y preocupación por Cam hicieron que lágrimas cayeran por sus mejillas, ella tenía que vivir.

Un escalofrío recorrió su cuerpo y segundos después una sensación de calidez recorrió sus brazos; Nico quiso gritar, ¡lo estaba logrando! Pero no podía darse el lujo de desconcentrarse, abrió sus ojos y espero ver algún cambio en Cam, la había visto sanar antes y él esperaba que su rostro sanara pero tras unos segundos no pasaba nada, una ola de temor lo invadió en ese momento. ¿Qué pasaba si a pesar de beber toda esa sangre no funcionaba?

-No te desconcentres,- dijo Axel.

Nico asintió y tras otras eternos segundos sin cambio aparente cerro sus ojos otra vez, concentrado en su objetivo, esta vez atentamente escucho el latido del corazón de Cam y el ritmo de su sangre fluyendo, y allí fue donde encontró el cambio, se esta normalizando, lo estaba haciendo.

Seguramente el cambio no era exterior porque como Axel había explicado anteriormente las habilidades no se transmiten ni con la misma potencia ni con el mismo enfoque, pero en este momento sólo importaba que mejorara, que viviría, lo demás se sanaría con el tiempo, con atención o aún la misma Cam podría hacerlo.

Cuando la respiración y el latido del corazón de Cam era normal Nico abrió sus ojos y dirigiendo su mirada hacia Axel dijo: -Sus signos vitales están normalizados aunque exteriormente no se vea ningún cambio.-

Axel asintió. –Puedes sanar entonces pero no en la misma medida que Cam.-

-Parece así- Nico dijo sintiéndose satisfecho al saber que Cam estaba bien.

*****

Cam había sentido en la oscuridad que la reclamaba una sensación tibia recorriéndola por completo, jalándola de la oscuridad, se sentía bien, alejaba la debilidad así que se dejo llenar de esa sensación.

Todo lo que supo después fue que al abrir los ojos vio a Nico frente a ella, pero él no lo miraba, siguió su mirada y entonces vio a quien él miraba.

Era Axel.

Cam se sentía mejor pero aun estaba débil y su cara dolía mucho pero eso no impidió que emitiera un pequeño grito, cuando lo hizo ambos la miraron con asombro.

El ver a Nico después de dos largas semanas la hizo sentirse feliz, pero el ver a Axel eclipso todo esa felicidad, y fue reemplazada por temor, por ira, por incomprensión.

No podía ver a Nico a los ojos, no después de lo que sabía que Axel le había hecho; y a Axel no podía verlo porque el dolor era demasiado fuerte, ¿Cómo podía él haberle hecho algo tan horrible?

-Cam- dijo Nico que hasta ahora noto sostenía su mano. Y la manera en que él dijo su nombre libero lo que estaba sintiendo, las lágrimas vinieron y los sollozos también, no podía controlarlo.

Nico se sentó en la cama y tomo su rostro entre sus manos cuidadosamente para no lastimarla, limpiando sus lagrimas con las yemas de sus dedos. –Tranquila, estas bien, estoy aquí-

Cam quería decirle a Axel que se fuera, pero una parte de ella no quería que Nico supiera lo que había pasado, todavía no, era algo que no asimilaba aún.

-Sácame de aquí,- susurro en una voz apenas audible.

-Por eso estoy aquí mi amor; Axel ayúdame a quitarle la intravenosa.-

Axel empezó acercarse pero el gran NO de Cam lo detuvo.

-Esta bien, tranquila,- dijo Nico y levantándose la quito por si mismo.

-No dejes que se la lleve.- todos voltearon a ver a Fernando, que estaba olvidado sentado contra la pared. –Axel detenlo.-

-No,- dijo Axel, -Esto se acabo, eres un monstruo, Nico llévatela.-

Nico tomó en sus brazos a Cam, cubriendo su desnudez con la sábana y comenzó a salir de la habitación.

-No te la vas a llevar.- dijo Fernando poniéndose de pie y para su sorpresa apunto a Cam que estaba en los brazos de Nico con una pistola, la misma pistola que Axel había dejado caer cuando entro en la habitación y encontró a Cam. –Es mi hija, déjala sobre la cama o la mato.-

-¿Estás loco? ¡Tu hija esta muerta porque tu la mataste!- exclamó Axel lanzándose contra su padre.

Dos disparos sonaron y Cam grito.

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario