Menu Principal

10 nov. 2009

Capitulo 13 de Percances


Debería haber respondido, él había dicho por primera vez “te amo”, pero dada las circunstancias no pudo decir nada, Nico la besaba impidiendo que lo hiciera, y aun si no la hubiera estado besando el vaivén de sus caderas sobre ella llevándola hasta el éxtasis no lo permitirían tampoco, su cuerpo estaba cubierto por una capa de sudor, mientras su centro sufría espasmos de placer, estremecimientos recurrían todo su ser y sus gemidos profundos eran ahogados en la boca de Nico, él era tan habilidoso con su boca que le robaba el aliento, las combinación de las dos invasiones la elevaban a un punto de locura, la lengua de Nico le hacia el amor en su boca mientras su miembro lo hacia en la hendidura de su cuerpo, Nico abandono sus labios mientras se incorporaba un poco, al mirarlo la excitación y el placer eran notorios en su rostro, los dos jadeantes se miraron uno al otro, entre jadeos Nico dijo –amor ven déjame llegar mas profundo- la sola incitación de sus palabras enviaron una corriente eléctrica de placer por su cuerpo culminando en un grito que se esforzó en ahogar, Nico coloco sus brazos bajo sus muslos guiándola a doblar sus rodillas hacia su torso, estando en ese posición él se inclino una vez mas sobre ella besando su cuello, al principio estar con las rodillas flexionadas fue un poco incomodo pero su cuerpo rápidamente se habituó, y las sensaciones de una penetración aun más profunda los llevo a ambos hasta la explosión de placer, primero fue ella quien con temblores y espasmos llego y después él con un gruñido tan sensual que no hacia mas que denotar placer, culminando con la unión de sus cuerpos bañada en fluidos mezclados producto de un momento de amor y gran pasión.

Nico observaba a Cam que yacía en sus brazos, ya era de mañana, se veía tan hermosa dormida, después de hacer el amor mientras descansaban abrazados el uno al otro sin decir nada, las palabras no eran necesarias en un momento de comunión como ese, ella se había quedado rápidamente dormida, él la había contemplado prácticamente todo el tiempo, delineando con uno de sus dedos su rostro así como la línea de su cuello bajando por su brazo hasta su cintura y culminando en su cadera y muslos, tuvo que resistir reírse cuando debido a sus ligeras caricias ella se estremecía en sueños y su piel se erizaba, en el momento en que su dedo se había posado en su cintura dibujándola hasta tocar su cadera ella emitió un pequeño gemido en sueños, Nico amaba la manera en que su cuerpo reaccionaba a su toque, y el que lo hiciera aun dormida lo llenaba de satisfacción, otra cosa que sin lugar a dudas lo enloquecía y sin demeritar lo excitaba totalmente eran los sonidos que ella hacia siempre que estaban juntos, en más de una ocasión se había aprovechado de ello para gastarle bromas, pero la realidad es que amaba que ella reaccionara así, ciertamente la amaba en la totalidad de cómo ella era, desde su negro, sedoso y brilloso cabello, sus ojos azules que al mirarlos era como dejarse hundir en el basto mar, su nariz, sus labios carnosos y deliciosos tan rosados y con esa hermosa forma de corazón que lo hacían nunca querer separarse de ellos, su cuerpo todo su cuerpo, desde su hermoso cuello donde había tenido el placer de morder saboreando el sabor único de su sangre, sus pechos redondos y cremosos con la punta rosada así como sus labios, su vientre y sin duda todo lo que había bajo él, sus piernas hasta llegar a sus pies, pero no solo amaba lo que ella era físicamente amaba también lo que habita dentro de su hermoso cuerpo, estaba completamente enamorado, como nunca imagino estarlo, durante mucho tiempo maldijo ser un vampiro, luchando con su triste existencia, viendo pasar año tras año sin encontrar nada que hiciera valer sus días, pero entonces llego Cam y la vida como vampiro dejo de ser una maldición con la cual cargar, por lo menos por ahora, porque aun cuando se esforzara en no pensar en ello el sol no se tapa con un dedo, Cam era mortal y llegaría el día quizás cercano o lejano en que la perdería, solo había una manera de impedirlo pero Nico se sentía despreciable de solo pensar en ello, él no podría hacerlo, mucho menos a ella a quien amaba tanto; despejándose de todos sus pensamientos se dijo así mismo “Vive día a día no te atormentes con el futuro, disfrútala mientras la tienes contigo” y haciendo caso a su pensamiento se inclino y sus labios tomaron los de ella en un beso de amor pero también de temor por que quisiera o no el futuro llegaría y la separación le rompería el corazón y entonces su vida volvería a ser como lo había sido antes del día en que se encontrarán, triste y vacía.

Cam al sentir los labios de Nico sobre los suyos se despertó y correspondió el beso, se besaron intensamente, ambos se encontraban aun desnudos así que cuando Nico se posiciono encima de ella el contacto de su piel la hizo estremecer, el deseo entre ellos era insaciable, rápidamente estaban completamente excitados, los dos lo sabían y lo sentían en el otro, entre besos Nico dijo –buenas días mi amor- Cam mordiendo el labio inferior de Nico y apretando con sus manos su trasero respondió –buenísimos- Nico gruño y separándose de sus labios mientras acariciaba su cara dijo –si sigues haciendo eso te voy a hacer el amor hasta que me suplique que pare-
-quiero ver eso- dijo ella riendo traviesamente mientras seguía acariciando y apretando el bien formado trasero de Nico.
Él rió también tomando sus labios nuevamente y mordiendo su labio inferior hasta obtener una pequeña cantidad de sangre, Cam gimió mientras Nico succionaba su labio, retorciéndose bajo él por la ola de placer que la recorría un deseo poderoso de que tomara de su cuello la invadió, así que cuando Nico lamio su labio cerrando las incisiones ella se toco el cuello y dijo –te quiero aquí Nico muérdeme!- Nico emitió un especie de jadeo-gruñido y sin pensarlo dos veces tomo lo que le ofrecía, al momento en que sus incisivos penetraron en su cuello todo su cuerpo tembló y los gemidos vinieron como un torrente que necesitaba ser liberado, y cuando succiono todo su cuerpo se inundo en un ola de calor, los dos temblaban, Nico la movió y la coloco de lado, los dos apoyados en un solo lado del cuerpo entonces levanto su pierna y estando así la tomo sin previo aviso, sin preliminares, el tenerlo dentro incremento las sensaciones que ya la invadían, el ritmo de sus caderas sincronizado con la succión en su cuello casi la hace desfallecer, momentos después dejo de beber lamio y beso su cuello, y sin separar la unión de sus cuerpos se giro sobre su espalda dejándola encima, el la tomo por el trasero manteniendo el ritmo, Cam se sintió desconcertada, ella nunca había estado arriba, no sabia que hacer si bien él la estaba ayudando se sintió temerosa, hasta ahora Nico se había encargado de eso, Nico debió notarlo porque tomo su cara entre sus manos y dijo –siéntate-
-que?- pregunto jadeante.
-si, solo siéntate, despacio, sin dejar que me salga-
-Nico yo no se que hacer, no se como hacerte sentir bien- dijo apesadumbrada.
-oh Cam acaso no vez como estoy, acaso no me sientes- haciendo énfasis a su declaración movió sus caderas mientras que volvió a acunar su trasero incrementando la penetración, ella gimió y su centro sufrió espasmos succionando el miembro de Nico, él gimió también –oh Cam, oh eso se sintió tan bien-
-oh si- fue mas un gemido que una confirmación.
-Siéntate Cam, siéntate- dijo jadeante.
Ella lo miro y entonces lo obedeció, al principio se sintió tímida, pero Nico la ayudo, el tomo sus pechos en sus manos mientras ella lo montaba llevando el ritmo, estando así las sensaciones en su centro se incrementaron, Cam se dio cuenta que la penetración era más profunda, y a ella le encanto, se sentía tan bien, después de todo llevar el control era excitante aun cuando se sintiera una inexperta, Nico todo el tiempo la miro, al principio se sintió intimidada pero cuando sus ojos se encontraron, se conectaron, esto iba mas allá de lo físico, esto era un acto hermoso de amor por el cual no debía sentirse avergonzada.
Nico seguía amasando sus pechos mientras ella se movió como y cuando quería, después incremento el ritmo y esta vez el también hizo lo suyo, los dos se vinieron prácticamente al mismo tiempo, la unión de sus cuerpos palpitante y bañada por la mezcla de los dos, ella se dejo caer sobre el y se quedaron abrazados y jadeantes de placer, Nico acariciaba amorosamente su espalda y besaba su cabeza.
-Nico yo también- dijo levantando su cabeza para encontrarse con su mirada.
-tu también que?-
-te amo Nico, te amo tanto que a veces siento que estoy soñando, te amo tanto que a veces duele, pero al mismo tiempo es el sentimiento mas maravilloso- no puedo evitar que sus ojos se humedecieran, quizás era una tonta por decir te amo llorando pero todo el revuelo de emociones que sentía le provocaban eso.
El la observo con tanto amor que no se pudo contener más y las lágrimas bajaron por sus mejillas, ella trato de ocultarse bajando su cabeza para refugiarse en su cuello pero él no lo permitió, sostuvo su rostro en sus manos y enjugando las lágrimas que caían sonrió –me hace tan inmensamente feliz escucharte decirlo, te amo y encontrarte, tenerte me ha llenado de vida- no hicieron falta más palabras solo se abrazaron y disfrutaron de su amor que parecía tan palpable.

Ya habían pasado unas horas desde que Cam había dejado a Nico en su habitación y vuelto a la suya, no porque lo hubieran querido pero Nico le había advertido que su mamá se había despertado así que lo mas sensato fue volver y evitar que su mamá descubriera que había pasado la noche con Nico y no precisamente durmiendo, ahora estaba revisando su correo que estaba invadido por emails de Estrella reclamándole no haberla podido localizar en ningún lado el día de su cumpleaños, la llamo pero nunca respondió así que le respondió uno de los miles de emails, después llamo a Alejandro como le había prometido y quedaron de verse en dos horas en un restaurante al aire libre al que ella siempre había querido ir para celebrar su pasado cumpleaños, una vez que estuvo lista fue a la habitación de Nico y se despidió, dando gracias en su interior de que él no se mostrara molesto o celoso porque ella saliera con Alejandro.

Cuando llego al restaurante, Alejandro ya estaba allí, para Cam fue un impacto verlo no solo porque habían pasado varios días sin verlo cuando antes no pasaba un día sin que estuvieran juntos, si no por como estaba vestido y peinado, si bien era Alejandro no parecía su Alejandro, él siempre había sido desaliñado pero no de una mala manera, era su estilo y le quedaba fantástico, iba perfectamente con él, pero quien estaba frente a ella ahora parecía una persona completamente diferente, estaba vestido con pantalones y camisa de vestir, peinado para atrás sin su habituales pelos parados, nunca antes se había vestido así aun en ocasiones que lo ameritaban así que verlo así inmediatamente la inquieto, estando a unos pasos de él se despejo diciéndose a si misma que estaba alucinando así que para cuando estuvo frente a él le sonrió mientras la besaba en la mejilla y la levantaba en un fuerte abrazo, si la ropa y el peinado eran diferentes pero por lo demás Alejandro era obviamente el mismo.
- Wow te ves preciosa, no tiene idea de cuanto te extrañe- le dijo mientras la escaneaba deliberadamente no disimulando cuando sus ojos se posaron en sus pechos.
Ella no puede dejar de sonreír, se sentía bien pasar por algo a lo que estaba tan acostumbrada sin los conflictos que habían envuelto su vida recientemente.
Cuando ya estaban sentados a la mesa y el sostenía su mano cariñosamente le pregunto –por que estas vestido así?-
-raro no?- dijo sonriendo –pues bien conocí a alguien en la universidad, una chica- dijo como temiendo revelárselo –nos hemos entendido muy bien y ayer me pidió que la acompañara de compras y me obligo a probarme ropa como esta e insistió en que me quedaba muy bien así que la compre, me veo muy mal?-
-no para nada, te ves genial, es solo que no pareces tu, ya sabes el chico loco- dijo mientras sopesaba lo que acababa de escuchar en su mente, una chica que lo había influenciado para cambiar su manera de vestir? Alejandro nunca había parecido el tipo de chico que deja que una chica lo cambiara, pero bueno al parecer estaba equivocada.
-por cierto la invite, espero no te moleste, es solo que le he hablado de ti y moría por conocerte, es encantadora seguro que pueden ser buenas amigas-
-No me molesta- respondió apresuradamente y sin proponérselo pregunto –ella y tu?-
-que si estamos juntos?-
-si-
-no lo se- dijo pasándose la mano por el cabello –es decir bueno hemos confraternizado muy bien, intimado pero nada serio, dudo que una chica como ella quiera algo serio con alguien como yo-
-no digas eso…-
-mira allí viene-
Cam se giró para ver a la chica que al parecer estaba influenciando a su amigo, ya fuera para mal o para bien, deseando que fuera para bien, porque por lo que había visto y escuchado de Alejandro no podría asegurarlo, su amigo no parecía el mismo y no parecía un cambio positivo, o quizás todo eran celos? Quizás aunque no pudiera corresponder a sus sentimientos el hecho de que pudiera sentir por alguien mas lo que sentía por ella le afectaba? Acaso era tan egoísta?
Levanto su mirada y entonces vio a la chica, alta y rubia, sin duda hermosa, vestida con una minifalda y una blusa halter que dejaban poco a la imaginación, pero el mayor impacto fue que no era la primera vez que la veía.
Cam la había visto antes.
En los recuerdos de Nico, la primera vez que lo toco, y ellos estaban besándose.

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario