Menu Principal

13 oct. 2010

Capítulo 13 de Indecisión

—¡Cam!

—¿Si?

—Estás en las nubes—dijo Melissa.

—Lo siento.

—¿Estás bien?—preguntó finalmente, durante el transcurso de todas las clases la había notado distraída pero no habían tenido un momento a solas en el que pudiera preguntar hasta ahora. Estaban sentadas afuera del edificio administrativo en un área recreativa.

—No, la verdad es que no. Anoche Nico terminó conmigo.

—¡¿Qué?! Pero ¿Por qué?

—Por mi culpa, ¿por que más? nos empezamos a pelear y lo lastime diciendo cosas que no debí, soy una estúpida.

—Lo lamento, Cam. Pero seguramente fue por el calor de la pelea, no puede ser definitivo, ¿lo es?

—No lo se, Nico parecía serio, pero no tengo idea de que pueda pasar y me siento fatal porque se que todo es por mi culpa y no quiero perderlo—las lagrimas acometieron a sus ojos sin poder contenerlas.

Melissa extendió su mano y la pasó sobre sus hombros atrayéndola a un abrazo. —Tranquila, me imagino como debes sentirte pero tienes que animarte, quizás ambos necesitan un tiempo para pensar con la cabeza fría, para que definas todo el asunto con Axel, y tal vez puedan resolver todo para el bien de los dos.

—Si…

—Vaya, vaya—interrumpió una voz.

Cam levantó la mirada para descubrir que la voz que las había interrumpido era la de Milena.

—¿Problemas en el paraíso?—preguntó sonriendo ampliamente.

—A ti que te importa—respondió Cam saliendo de los brazos de Melissa y sentándose erguida para enfrentarla.

—¿Qué si me importa? Creo que si, me importa mucho. ¿Así que Nico ya se cansó de su niñita humana? Sabía que no pasaría mucho para que se le pasara su fascinación.

Melissa parpadeó confundida. —¿Humana?

—No le hagas caso, sólo dice tonterías sin sentido—dijo Cam.

—¿De verdad?—contrarrestó la aludida arqueando una ceja.

—¿Por qué no te vas por donde viniste y me dejas tranquila?

—En un momento te complaceré, sólo dame la satisfacción de saber si tengo razón, ¿te botó?

—Oye—espeto Melissa sorprendiendo a Cam—¿eres tan boba que no entiendes cuando te dicen que algo no te importa?

—Tú estúpida—gruño Milena abalanzándose hacia Melissa y halándola por el cuello de su camisa hasta ponerla de pie—me vuelves a hablar así y quizás sea lo último que digas.

—Entonces deja de molestarnos—respondió Melissa con más valentía de la que Cam pudo imaginar que poseía y quizás porque no tenía idea de con quien se estaba metiendo, lo cuál la tenia tan sorprendida que no hizo nada por separarlas al instante.

Pero antes de que pudiera hacer algo otra voz intervino: —¿Qué esta pasando aquí?

Milena soltó abruptamente a Melissa, lo que esta no se esperaba así que cayó al suelo sobre su trasero.

Cam se puso de pie para ayudar a su amiga pero cuando estuvo allí extendiéndole la mano Alejandro, quien había sido el que intervino, ya la estaba levantando.

—¿Estás bien?—le preguntó Alejandro a Melissa.

—Yo… si…

—¿Le preguntas eso a ella en lugar de a mi?—gritó Milena, obviamente enojada.

—¡Quizás sea porque estabas atacándola y no al contrario! ¿Qué te pasa? ¿Por qué hiciste eso?

Milena para sorpresa de Cam, se sonrojó.

—No estaba atacándola, estábamos simplemente debatiendo un punto, cuando hablaste me asustaste y la solté sin pensar.

—¿Debatiendo un punto mientras la tenías sujeta por la camisa? Te vi cuando la levantaste, así que no intentes justificarte.

—Alex… es su culpa, esta mosca muerta me insulto, ¿qué querías que hiciera?

—Eso no es cierto—dijo Cam harta de que Milena estuviera engañado a su amigo—ella vino y comenzó a molestarme, Melissa solamente le dijo que no era su asunto lo que pasara conmigo y que dejara de molestarme, entonces la ataco.

—¡Tú perra!—gritó Milena—¿Cómo Nico te botó ahora quieres separarnos? Vaya amiga que tienes Alex, no soporta ver felices a otros cuando ella no lo es, ¡bien merecido que se tiene que Nico ya no la quiera!

—¡Cállate!—le dijo Alejandro fulminándola con la mirada. Dándose la vuelta hacia Melissa y Cam preguntó: —¿Están bien?

Ambas asintieron.

—Lo siento chicas—dijo y cepilló inconscientemente un mechón de pelo que estaba en la mejilla de Melissa. —Siento esto—le dijo mirándola a los ojos—a Milena no le gustaba que estuviéramos estudiando juntos, quizás tuvo que ver con su comportamiento, ¿estás segura que estas bien?

—Si—respondió Melissa aún muy sorprendida por todo lo que había pasado como para decir algo más.

—Deja de hablar como si no estuviera presente—dijo bruscamente Milena.

Alejandro se volvió hacia ella y tomándola del brazo empezó a llevársela. —Me tengo que ir chicas, después hablamos, lo siento en verdad.

—No es tu culpa—le dijo Cam.

Cuando tanto Alejandro como Milena estuvieron lo bastante lejos para oírlas Cam y Melissa se miraron la una a la otra y al mismo tiempo dijeron: —¿Qué fue todo esto?

Rieron nerviosamente y entonces Melissa dijo: —Esta loca, ¿viste como reaccionó y esas cosas tan raras que dice?

—Si, no entiendo como Alejandro puede estar con ella.

—Ni yo—dijo Melissa con un suspiro—él es tan lindo y ella tan…

—Perra—dijeron las dos al mismo tiempo y volvieron a reírse a pesar de lo que acababa de pasar.

—Nunca te creí capaz de hacerle frente a alguien de esa manera, realmente me sorprendiste—le dijo Cam a Melissa mientras recogían sus cosas no queriendo seguir en ese lugar.

—¡Lo sé! Ni siquiera yo lo hubiera creído, es que dijo esas cosas y no pude evitar responder y después cuando me levanto me dio tanto coraje que olvide tener miedo, fue alucinante. Quizás no soy tan débil como siempre pensé.

Cam oyó una nota de pesar en esas últimas palabras y no pudo evitar recordar lo que había visto en los recuerdos de Melissa.

—Eres más fuerte de lo que imaginas, y puedes enfrentar cualquier cosa o a cualquier persona. A veces hay que hacer hasta lo imposible para no permitir que se aprovechen de ti.

Melissa parpadeó, por un momento sintió como si Cam hablara con conocimiento de causa, como si supiera… basta, se dijo a si misma, eso no es posible.

—Gracias—susurró sin tener idea de que más decir. —Pero, ¿por qué tiene tanto interés en lo que pase entre Nico y tú?—preguntó con curiosidad.

—Porque es su ex y si fuera por ella todavía estarían juntos.

—¡¿Qué?!

—Si, larga historia.

—Pero si todavía quiere a Nico, ¿qué esta haciendo con Alejandro?

—Se acercó a él para molestarme, porque es mi mejor amigo.

—¿Se lo dijiste a él?

—Lo intente pero…

—No te creyó—completó Melissa antes de que Cam terminara de hablar.

—No.

***

Horas después Cam estaba chateando con Estrella cuando su celular sonó.

—Bueno—respondió Cam sin mirar el identificador de llamadas.

—Hola Cam.

—¿Nico?—dijo sin poder creerlo.

—Si, necesitamos hablar.

1 Mordisquitos:

Anónimo dijo...

no me dejes con la duda¡¡¡¡¡ estuvo super bien¡¡¡ escribe pronto¡¡¡

Publicar un comentario