Menu Principal

24 sept. 2010

Capítulo 12 de Indecisión

—¡Cam! ¡Oh Dios mío!

A lo lejos Cam escuchaba que la llamaban, un fuerte olor la invadió trayéndola a la realidad. Parpadeando vio el rostro de su mamá inclinado sobre el de ella. Su cabeza, se dio cuenta entonces, estaba sobre el regazo de su mamá y cerca de su nariz había un pedazo de algodón.

—¿Qué te paso? ¿Estás bien? No te preocupes, todo va a estar bien, voy a llevarte al hospital y…

—No—la interrumpió Cam—Estoy bien mamá, debí desmayarme, estoy bien.

—¡Nunca te habías desmayado antes! No es normal, es mejor que te revise un doctor.

—Estoy bien—repitió como si fuera su mantra—Voy a estar bien.

—No te ves bien, quieras o no, te voy a llevar al hospital.

—Mamá—dijo incorporándose, al hacerlo se sintió un poco mareada pero lo oculto para no preocuparla más. —Estoy bien, lo que pasa es que… estaba hablando con Nico y nos peleamos y entonces él me terminó y me puse mal, pero voy a estar bien, es sólo que…—no pudo contenerse y se soltó a llorar.

Nora, sorprendida ante lo que acababa de escuchar, no sabia que hacer ni que decir, así que simplemente abrazó a su hija.

Por muchos minutos Cam no hizo más que llorar y murmurar cosas que Nora no entendía. Se sentía impotente al ver a su hija de esa manera y no poder hacer nada para cambiarlo.

Cuando finalmente las lágrimas de Cam parecieron terminar, Nora la ayudo a levantarse y se acomodaron sobre la cama, de la misma manera que cuando Cam era niña y no podía dormir por alguna pesadilla.

Mientras le acariciaba el cabello le pregunto: —¿Terminaron definitivamente? Quizás solo fue la reacción por la pelea…

—No lo sé—respondió Cam sinceramente—pero dije muchas cosas que no debí decirle, lo lastimé y sino quiere volver a verme, no puedo culparlo.

—¿Qué le dijiste?

—Que quería besar a otro chico—dijo cerrando los ojos. —Y cosas peores de las que prefiero no hablar.

—Oh, Cam—dijo Nora—¿Y es eso verdad? Lo de besar a otro chico, o sólo lo dijiste por impulso.

—Es verdad—contestó apesadumbrada.

—Cariño… y ¿quién es ese chico?

—Un amigo.

—¿Y que pasa con Nico? ¿Ya no quieres estar con él?

—¡Claro que si! Lo amo, mamá. Es sólo que hay cierta atracción con este chico, y Nico lo sabe, y se empeñó en que definiera esos sentimientos para que no hubiera nada que se interpusiera entre nosotros, pero yo se que lo amo a él.

—Pero ¿sientes algo por el otro chico?

—Pues si, pero siempre he sabido que no se puede comparar, pero es como si Nico quisiera que no existiera ni un poquito de sentimiento por otro.

—Es comprensible, a ti no te gustaría que él sintiera algo aunque fuera pequeño por otra chica.

—No, y se que tiene toda la razón, pero me siento muy presionada, primero literalmente me dice que vea que sucede con ese chico mientras no esta, y apenas le suelto que estuvimos a punto de besarnos me termina.

—¿Él te dijo eso?

—Si.

—Quizás lo dijo porque pensó que era lo mejor pero eso no quiere decir que le guste.

—Pues a mi tampoco me gusta ni me parece lo mejor, cuando estoy con el otro chico me siento culpable, esto no es fácil ni para Nico ni para mi, sé que le dije muchas cosas pero en realidad no quise decirlas, lo dije porque estaba enojada y ahora lo arruine todo.

—Dale tiempo, él también debió dejarse llevar por el momento, a lo mejor después se da cuenta, y ese mismo tiempo puedes aprovecharlo para definirte, entiendo lo que te pasa, el que estés enamorada de alguien no significa que no te puedas sentir atraída ni que no pueda haber algún sentimiento por otra persona, el asunto es que tipo de sentimiento es ese, a veces si físicamente te sientes atraída por alguien y hay una relación amistosa se puede confundir, pero debes preguntarte con quien quieres estar, a quien te dolería perder. Eres joven Cam, tienes toda una vida por delante y quizás muchos chicos por delante, imposible saberlo, pero tal vez debas ver si al final lo que hay con ese otro chico es sólo atracción y amistad, entonces ver si puedes arreglar las cosas con Nico.

—Amo a Nico, y no puedo ni imaginar estar sin él, creo que lo que pasa con el otro chico es que como antes de Nico no hubo nadie, quizás es curiosidad, no se, pero si algo sé es que amo a Nico, y lo que siento por Axel no se compara, me preocupo por él si, pero no lo amo, no como a Nico.

—Creo que ya se que es lo que te pasa.

—¿Si?

—Como amas a Nico piensas que siempre estarás con él, no digo que no vaya a pasar—dijo levantando la mano para detener la protesta—sino que como piensas que sólo será él y como bien dices no hubo nadie antes te queda esa espinita de que hubiera pasado si hubiera habido otros, y creo que es totalmente valido, creo que lo que te pasa es que quieres experimentar antes de sentirte comprometida a algo permanente con alguien permanente. Tienes miedo.

—¿Miedo?

—Si, no se Cam, es como si pensaras que ya te vas a casar con Nico, y por favor dime que no es eso, porque eres demasiado joven.

—No es eso.

—Bien, entonces como te decía, tú tienes la idea de que lo que hay con Nico es permanente, y si ves eso así, sabes que no puede haber otros, entonces sientes miedo de no experimentar cosas que de otra manera hubieras experimentado.

Cam se quedó pensando en lo que su mamá acaba de decirle, y tras hacerlo parecía lógico, su mamá no lo sabía, pero lo que tenía con Nico bien podía ser eterno, así que quizás era eso, miedo, aunque lo amaba no podía dejar de pensar en como hubiera sido su vida si él no estuviera, y no es que quisiera eso. Y ante la posibilidad de convertirse, Cam sentía miedo, aunque no se hubiera dado cuenta antes, tenía miedo de equivocarse, de perderse todo eso que tanto Nico como Axel le remarcaban cuando se tocaba el tema.

Finalmente Cam comprendió algo muy importante, era demasiado joven para tomar una decisión tan importante, amaba a Nico y quería estar con él, pero no estaba lista para convertirse, no lo estaba, y quizás inconscientemente había estado mostrando ese punto.

—Creo que tienes razón, pero ¿entonces crees que lo que siento por el otro chico es sólo una confusión?

—Creo que puede ser, pero eres la única que puede descubrirlo.

—¿Y cómo puedo hacer eso?

—Date una oportunidad con él.

—Pero…

—Sshhh, ve que pasa, si no es ningún sentimiento trascendental, llegara el momento en que te des cuenta.

—¿Y Nico?

—¿Acaso no te dijo él que hicieras lo mismo?

—Si, pero si me terminó por que le dije que quería que pasara algo con Axel, no va a querer regresar conmigo si realmente pasa algo.

—Si te ama, va a entender que necesitabas eso para madurar. Eres joven, nadie nace sabiendo amar, tienes derecho a equivocarte y a experimentar, y quizás eso lastime a Nico, pero él, aunque no sea muchos años mayor que tú, es muy maduro y lo va a entender, en cambio tú, aunque seas madura en muchos aspectos, en el amor eres una niña, y mas vale cometer errores y descubrir lo que realmente quieres a quedarte con lo que tienes sin saber que otros opciones había.

—Quizás tienes razón mamá, quizás.

***

A la mañana siguiente, no fue una sorpresa para Cam encontrar a Axel esperándola afuera de su casa.

—Hola—la saludó de lejos pero conforme ella se acercaba entrecerró los ojos y preguntó: —¿Estás bien?

—¿Por qué lo dices?

—No te lo tomes a ofensa, pero te ves fatal.

—No dormí casi nada.

—De acuerdo, ¿y eso?

Cam desvió la mirada y dijo: —Nico terminó conmigo, así que me la pase llorando, ¿satisfecho?

Su respuesta tomó a Axel por sorpresa, tanto que por unos segundos no pudo hablar.

—¿Terminó contigo? ¿Por qué?

—Mira no tengo ganas de hablar de eso, si te dije lo que pasó fue para satisfacer tu curiosidad, pero no quiero hablar. De hecho creo que es mejor que me vaya sola a la escuela.

—Cam…

—Por favor—dijo ella—Nos vemos después, necesito pensar muchas cosas, ahora no es buen momento, luego te llamó, ¿está bien?

—Como quieras—respondió resignado.

—Gracias—dijo Cam parándose delante de él.

Axel la vio ponerse de puntillas y acercar su rostro al de él, no pudo procesar que estaba pasando hasta que sintió sus labios rozando los suyos.

Cam lo estaba besando.

Y él no estaba soñando.

Y aunque se moría de ganas de estrecharla en sus brazos y besarla apasionadamente no lo hizo. Mantuvo sus manos a los costados y sus labios quietos mientras ella los rozaba ligeramente con los suyos.

Y así tan rápido como llego se terminó.

—¿Qué fue eso?—preguntó un tanto perturbado.

—Un experimento.

—¿Un experimento?

—Si, nos vemos Axel—dijo pasándolo.

—Cam…

—Hablamos luego.

Este si que era un día de locos, pensó Axel mientras veía a Cam marcharse. Cam ya no tenía novio y acababa de besarlo, eso no parecía muy real, pero lo era.

Pero ¿qué quiso decir ella con que era un experimento?

No tenía ni idea.

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario