Menu Principal

4 mar. 2010

Capítulo 29 de Percances

Cuando Cam llego al restaurante y vio a Alejandro esperándola en una de las mesas las palmas de sus manos comenzaron a sudarle de tan nerviosa que se sentía, no tenia idea de cómo iba a explicarle todo pero si algo sabía es que estaba decidida.

Cuando llego junto a él sonrió tímidamente –Hola- dijo suavemente.

-Hola- respondió Alejandro indicándole con la mano que se sentara. –¿Quieres algo de beber?-

-No gracias- respondió Cam tomando asiento.

-Y bien, ¿que es eso tan importante de lo que quieres hablar?- comento Alejandro después de beber de su refresco.

Respirando profundamente Cam hablo –de Milena-

Alejandro frunció el ceño –¿y que tendríamos que hablar nosotros de ella?- preguntó.

Decidida Cam extendió su mano y tomo la mano izquierda de Alejandro, él se noto sorprendido por la acción pero no alejo su mano, al contrario acaricio su mano de esa manera tan familiar entre ellos.

-Ella no te conviene- dijo pero al hacerlo se arrepintió de comenzar de esa manera y la risa de Alejandro lo confirmo.

-Hermosa ya tengo una mamá no necesito otra-

Cam rodo sus ojos –lo se pero eres mi amigo y me preocupo por ti, no puedes confiar en ella, ella no es lo que crees-

Tensándose Alejandro dijo -¿Sabes algo de ella? ¿O hablas por hablar?-

-Se cosas- murmuro Cam –ella solo esta contigo para lastimarme-

-Entonces me estas diciendo que nadie se interesa en mi por mi mismo si no solo para lastimar a otros-

-No, no quiero decir eso, entiende esto es distinto, tu mereces que alguien te quiera y te valore pero esa no es Milena-

-Mierda Cam ¿entonces quien? ¿Tú?-

-Alejandro sabes que yo…-

-Ya, ya- la interrumpió Alejandro –tu no sientes nada por mi, lo se bien, pero sabes algo eres una egoísta tal y como Milena dijo-

-¿Qué?- pregunto sorprendida.

-En todos estos años conociéndote nunca pensé que fueras así, no me quieres pero tampoco quieres que este con alguien más- dijo soltando su mano.

-No, las cosas no son así-

-Entonces como son, ¿Por qué diablos vienes a hablar de alguien que no conoces? Con esas estúpidas ideas de que no me conviene bla bla bla-

-¿Recuerdas lo que pasó en el baño de aquel restaurante?-

-Claro, ninguna de las dos me ha explicado que paso, Milena solo dice que la golpeaste pero no dice más-

-Alejandro ella me ataco yo solo me defendí-

-¿Y porque te atacaría ella?- pregunto desconfiado.

-Porque esta celosa-

-¿celosa?- pregunto incrédulo –porque lo estaría si yo estoy con ella-

-Celosa porque Nico esta conmigo-

Alejandro sintió como si Cam le hubiera echado un balde de agua fría -¿Qué?-

-Ella es la ex de Nico-

-Eso no puede ser-

-Es verdad, no te mentiría-

-No entiendo, si Milena esta celosa de ti eso sería porque quiera estar con Nico ¿entonces que hace conmigo?-

-Es lo que trato de decirte, ella se acerco a ti porque sabía que eras mi mejor amigo, ella ha amenazado con lastimarte, debes alejarte de ella-

-¿Como podría lastimarme?-

-Alejandro hazme caso-

-Cam no soy un perrito al que le digas que hacer, soy lo suficientemente grande para hacer lo que quiera y no puedo creer todo lo que dices, tu eres la que estas celosa porque ya no soy tu perrito faldero que te mendigaba amor-

-No digas eso- dijo Cam sintiendo las lagrimas anegando sus ojos. –Yo te quiero solo que no de la manera en que quisieras, pero eres mi mejor amigo, me importas demasiado y no quiero que ella te lastime-

-y te vuelvo a preguntar ¿Cómo podría lastimarme? ¿Sentimentalmente? Bueno ya estoy acostumbrado ¿o físicamente? Porque si eso piensas basta vernos para saber que soy mas fuerte que ella y no es que sea machista-

Cam respondió automáticamente –ella es más fuerte que tú porque es un vampiro- y al hacerlo llevo su mano sobre su boca, ok había contemplado decirle todo pero no así.

Alejandro la miro con los ojos abiertos y entonces se rió con ganas –Ok Cam creo que ya te pasaste, ¿has estado leyendo esas novelas sobre vampiros verdad? cielos te dije que eso iba a terminar afectando tu cerebro-

Molesta porque se burlara de ella dijo –Es la verdad-

-Estás grave amiga-dijo Alejandro aun riéndose.

Enfurruñada Cam dijo –pues bien cuando te muerda no digas que no te lo advertí-

Alejandro se carcajeo atrayendo las miradas de las demás personas y Cam se sintió sonrojar.

-Ahora falta que me digas que Nico es un vampiro, oh no espera me dirás que ya te mordió y que las mordidas de vampiro son tan eróticas como en esos libros que lees-

-Oh bueno- dijo Cam sonrojándose y Alejandro rió más.

-Cam estás loca, entiendo que todas las mujeres que leen esos libros tienen sus fantasías con ese paliducho y flacucho Edward Cullen y con ese otro ruso del que siempre hablabas-

-Dimitri Belikov- respondió seriamente Cam.

-oh si ese, pero esos son cuentos y tendrías que estar muy loca para decirme que tu novio es un vampiro y que ahora tu vida es como una novela paranormal-

Resignándose que Alejandro no le iba a creer nada dijo –dejando de lado todo el asunto de vampiros, ¿crees lo que te digo sobre Milena?-

-quiero creerte pero necesito confirmar las cosas-

-Nico puede confirmarte todo-

-No él-

-¿Entonces?-

-Por mi mismo, dame tiempo y ya hablaremos-

-Alejandro…-

-Vamos Cam comamos algo y cuando sea el momento hablaremos de esto y no tienes que preocuparte puedo cuidarme solo-

Eso esperaba Cam porque si Milena le llegaba a hacer algo no sabía que seria capaz de hacer.

Por ahora disfruto su tiempo con Alejandro y por esta vez las cosas fueron como antes y tener a su mejor amigo de esta manera era algo que su corazón sin duda había extrañado.

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario