Menu Principal

20 mar. 2010

Capítulo 30 de Percances


Dos horas y media después Cam iba en el carro de Alejandro rumbo a la casa de Axel, pues quería despedirse de este ante de volver a su casa y enfrentar la realidad, por eso en vez de pedirle a Alejandro que la llevara a su casa le dio la dirección de Axel, Alejandro había preguntado que con quien iba a lo que ella simplemente había respondido con un amigo, ya que no quería tener que explicar que ella había dormido con ese amigo.

Cuando llegaron a la casa de Axel, Alejandro le entrego un regalo a Cam, lo que la sorprendió inmensamente.

-¿Y esto?- pregunto sorprendida.

Agachando su cabeza como muestra de timidez Alejandro dijo –ya sabes tu regalo de cumpleaños, no te lo pude dar aquel día ¿recuerdas?-

Sonriendo Cam se acerco y lo abrazo, Alejandro al principio no parecía responder al abrazo pero tras unos segundos lo hizo y para Cam fue un momento muy especial, el tiempo que habían estado distanciados era algo que lastimaba su corazón, habían sido amigos por mucho tiempo y perder a tu mejor amigo es algo difícil de sobrellevar y saber que está junto a alguien que lo puede lastimar no ayuda mucho.

Él la beso en la mejilla y se mantuvo cerca.

-Te he extrañado- confeso.

-Yo también- respondió sinceramente Cam.

Alejandro se separo un poco para que sus rostros estuvieran frente a frente, sus miradas estaban encontradas y Cam estaba segura que él iba a besarla, sobre todo cuando el extendió su mano y acaricio su mejilla.

-No puedo olvidarte- dijo Alejandro con pesar –Lo he intentado pero no puedo, estoy enamorado de ti y no puedo evitarlo.-

Cam abrió sus labios para parar esto pero Alejandro coloco uno de sus dedos sobre ellos para silenciarla.

-Se que no me quieres y que no podemos ser más que amigos, lo se bien Cam, pero solo te pido un beso, el beso que he anhelado por tanto tiempo, ese beso que nunca te pude dar.-

Un apacible silencio cayó sobre ambos, las palabras de Alejandro estaban tan llenas de sentimientos que Cam quiso darle lo que pedía, solo un beso, un adiós a la esperanza de algo más, pero ella tenía novio, no podía estarse besando con otros y tomando en cuenta que un beso para ella era mucho mas que un roce de labios no era recomendable, pero la emoción en los ojos de él la incitaba a hacerlo, Cam no tenia ninguna duda ella amaba a Nico, pero también quería a Alejandro, de una manera distinta pero lo quería y él solo le pedía un beso, un beso que al final del día era el final de un ciclo, un beso que era más un regalo que producto de un sentimiento, así que sin razonar más hizo a un lado el dedo de él que tenia sobre sus labios y acercándose rozo sus labios ligeramente, él no demando nada solo recibió y Cam solo le dio un tierno beso que Alejandro atesoro en su corazón. Un beso que ni siquiera la invadió con sentimientos ajenos.

Pero entonces cuando Cam se estaba separándose alguien toco la ventanilla a su lado y todo pareció un Déjà vu, creyendo que quien tocaba la ventanilla era Nico se giro lentamente para hacerle frente, temiendo que esta vez él no pudiera pasar esto por algo, aún cuando esto no tenia un significado amoroso, pero Cam no podía saber lo que Nico pensaría solo le quedaba confiar en que podrían superar esto; pero la sorpresa fue que no era Nico, no, era Axel y parecía tan molesto que Cam irónicamente prefería que hubiese sido su novio, Nico, quien la encontrara en esta situación, ahora que lo razonaba era lógico que fuera Axel puesto que Nico no tenia idea que ella se había quedado con Axel, pero ya no había tiempo de razonamientos, no cuando Axel abrió la puerta y la saco bruscamente del coche, halándola de un brazo.

Lo que obviamente Alejandro no tomo con calma, ya que salió rápidamente del coche hasta llegar a ellos y empujar a Axel.

-¿Quien demonios te crees para tratarla así?- pregunto encolerizado.

-¿Y tú imbécil quien te crees para andarla besando?- devolvió Axel empujándolo de vuelta.

-Hey- dijo Cam levantando las manos y poniéndose entre ellos –Mejor se calman los dos-

Axel la miro con tanta ira que Cam por un instante le temió. –Entra a la casa- le ordeno lo que causo su indignación.

-¿Perdón?-

-Que entres a la casa- respondió tajantemente.

-Wo wo alto allí no me trates como si tuvieras derechos sobre mí-

-¡Toma eso!- dijo triunfante Alejandro.

-¿Y este imbécil de donde lo sacaste?- le pregunto Axel a Cam.

-Cierto no los he presentado, ¿pero como iba a hacerlo si lo primero que hacen es agarrarse a insultos y empujones?-

-Lo mismo digo- replico Alejandro -¿Y a este imbécil de donde lo sacaste?-

-Axel este es Alejandro- dijo señalándolo –mi mejor amigo, y este Alejandro es Axel mi entrenador…-

-¿Mejor amigo?-

-¿Entrenador?-

-Si a las dos preguntas- respondió Cam.

-¿desde cuando se besan a los mejores amigos?-

-¿Desde cuando los entrenadores celan a sus alumnas?-

-Axel, ¿por que no entras a la casa y ahora te alcanzó?- le dijo Cam.

Sin decir nada más Axel se giro para volver a su casa pero en el camino grito –Adiós imbécil-

A lo que Alejandro rápidamente respondió –Lo mismo para ti-

Cam volvió al coche a tomar su regalo, cuanto estuvo de nuevo frente a Alejandro él dijo –Con buenos especímenes te relacionas ¿eh?-

-Me lo han dicho- dijo riendo y golpeándolo juguetonamente en el brazo.

-Gracias- le dijo Alejandro.

-No se como responder a eso- dijo sinceramente Cam sabiendo lo que él le agradecía.

-no tienes que- le dijo él. – ¿Amigos?- pregunto tendiéndole la mano.

-Amigos- respondió Cam extendiendo la suya.

-Nos vemos, espero que te guste el regalo, estamos en contacto y… tendré cuidado con Milena, lo prometo-

-Gracias, cualquier cosa…-

-Te llamo, ¡anotado!-

Cuando Alejandro se fue Cam entro a la casa donde Axel la esperaba impacientemente.

-¿Sabe tu novio tu costumbre de besar a tu mejor amigo?- le pregunto en cuanto entro a la casa.

-Axel no empieces, ¿ok? No tengo porque darte explicaciones, de cualquier modo las cosas no son como piensas-

-No estoy ciego, y créeme si así tratas a tu mejor amigo dime que tengo que hacer para convertirme en uno-

-Me estas ofendiendo-

-Se la da bien a Nico compartirte ¿no es verdad? Si vamos me dio unos golpecitos cuando te bese por primera vez pero la segunda vez no, supongo que con una novia como tú el tipo ya se acostumbro-

Esas palabras hirieron a Cam. Ella no era lo que Axel estaba insinuando aunque las circunstancias la mostraran así.

-Solo volví para despedirme de ti porque cuando salí no estabas, pero creo que no debí hacerlo, adiós Axel- dijo dirigiéndose a la puerta.

Axel no la detuvo, quería herirla del mismo modo que ella lo hería a él.

Cam no tenía dinero, eso de irse impulsivamente después de encontrar a sus papás de esa manera no fue buena idea, Axel le había dado algo de dinero pero eso lo gasto cuando fue a verse con Alejandro y después de como terminaron las cosas con Axel no podía haberle pedido dinero, así que no le quedo más que volver caminando a su casa, dando gracias que no estuviera tan lejos. La próxima vez que quisiera hacer algo impulsivo se aseguraría de tener su bolsa consigo.

Tras media hora aproximadamente Cam cruzo la puerta de su casa-que no había estado cerrada cuando llego-para encontrar las miradas fijas de Nico, su papá y su mamá sobre ella. Ellos obviamente estaban esperándola.

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario