Menu Principal

26 oct. 2009

Capitulo 12 de Percances

Las caricias que Nico esparcía delicadamente por su vientre y el beso en el cual se encontraban inmersos rápidamente caldeo el ambiente, los labios de Cam temblaban incontrolablemente, esta vez parecía todo distinto, ya habían hecho el amor la noche anterior pero esta vez esas simples caricias y ese beso lento y delicioso estaban haciendo que su cuerpo reaccionara al instante, Nico iba lento pero de una manera que hacia a su cuerpo temblar, estremecerse, el momento se sentía tan profundo, aun sin entrar dentro de ella le estaba haciendo el amor, la lengua de Nico lentamente dibujo el contorno de sus labios, después se introdujo dentro de su boca buscando la suya, después de saborearse lengua a lengua él succiono su labio inferior mientras acaricia la totalidad de sus muslos, con su mano en su entrepierna acaricio furtivamente por encima de sus bragas pero sin detenerse, otra vez estaba sobre su vientre por debajo de su camisón deteniéndose en su ombligo, luego inicio el recorrido cuesta arriba acariciando el camino entre sus pechos, rodeándolos en caricias hasta atrapar su pezón en sus dedos presionando y retorciendo, un gemido fue ahogado por un beso, Nico dejo de besarla entonces dejándola con la sensación de vacio en sus labios, lo vio arrodillarse en la cama alejándose, acaso no quería estar con ella? Por que se apartaba?, cuando trato de incorporarse él la detuvo y cuando trato de preguntar que pasaba las palabras no llegaron a tomar forma en sus labios pues el poso un dedo en sus labios silenciándola, él observaba la totalidad de su cuerpo tendido, el recorrido de su mirada la excitaba, y es que era como si su mirada acariciara cada parte de su cuerpo, ella quería besarlo, quería sentir sus caricias trato de incorporarse fallando una vez mas pues Nico la detuvo, lo miro desconcertada y él dijo –no te muevas, quieta, te quiero así-
-Nico…--ssshhh déjame disfrutar de ti- él recorrió su cuerpo nuevamente con la mirada y encontrándose con sus ojos dijo –prométeme que haga lo que haga no te vas a mover--Nico yo…-
-prométemelo- con la manera en la que la miraba y la tonalidad erótica de su voz como podría negarse, su cuerpo suplicaba por él, mordiendo su labio por la sensación electrizante que recorrió todo su ser asintió, Nico sonrió y dijo–quítate el camisón- ella obedeció sin poder impedir que sus manos temblaran mientras lo hacía, la mirada de Nico era penetrante, la consumía, una vez prácticamente desnuda delante de él a excepción de sus pantis él volvió a recorrer su cuerpo con la mirada entonces se fue hasta el pie de la cama sorprendiéndola cuando tomo uno de sus pies y comenzó a besarlo, ese simple acto hizo a Cam sobresaltarse, sus pies eran muy sensibles no podía soportar que alguien los tocara sin sentir cosquillas, pero los labios de Nico no hacían cosquillas, los labios de Nico la hacían sentir una sensación indescriptible, una sensación agridulce, le agradaba pero al mismo tiempo era insoportable, y cuando el comenzó a mordisquear la sensación se hizo más grande trato de contenerse pero no pudo, cuando se percato estaba gimiendo profunda e incontrolablemente, entonces el lo hizo con su otro pie haciéndola enloquecer en gemidos, se sentía una tonta por reaccionar así cuando lo único que Nico hacía era besar sus pies, pero que podía hacer si eso es lo que le provocaba, y el imaginarse así misma haciendo lo mismo pero con los pies de él era una imagen demasiado tentadora, después de todo su obsesión por los pies tenia sus consecuencias y ahora que lo pensaba no le había mencionado a Nico su pequeña obsesión y aun cuando ella moría por hacer lo mismo que Nico le hacia a ella aun no había tenido la oportunidad de hacerlo, era increíble que con todo lo que habían hecho ella no hubiera tocado aún sus pies, con sus manos claro, porque con sus pies si lo había hecho, ya se encargaría de remediar eso pero dado la situación no era momento de pensar en nada y mas cuando Nico dejo sus pies y subió besando su pierna hasta llegar a su muslo donde empezó a besar y a mordisquear mientras que con su otra mano acariciaba el otro muslo y la cadera, en este punto Cam ya no podía mas, tuvo que asirse del cubrecama soportando la tortura de placer que le era propinada, lo que Nico le hacia la estaba enloqueciendo, sensaciones placenteras se arremolinaron en su interior expresándose en gemidos, si mas gemidos, y su centro que estaba tan cerca de los labios de Nico se humedeció mas, su clítoris inflamado y dolorido reclamando ser atendido, se mordió el labio cerrando su ojos mientras empuñaba el cubrecama pero cuando las manos de Nico empezaron a bajar sus pantis y el dejo de besar su muslo abrió los ojos y lo vio observándola, los dos respiraban aceleradamente, Nico saco sus pantis por completo y mientras acariciaba sus muslos y se centraba en mirarla dijo –eres tan hermosa, me fascina la manera en que tu cuerpo reacciona ante mi, los sonidos que haces, me vuelves loco solo de escucharte, de observarte- y sin decir más se inclino y empezó a besar ese lugar, Cam arqueo su espalda cuando Nico tomo su clítoris con sus labios succionándolo de una manera que envolvió a su cuerpo en placer, con sus manos él abrió más sus piernas teniendo total acceso a hacerle lo que quisiera.
Se sentía tan bien, Cam era hermosa, y por todo su cuerpo pudo saborear el sabor único de ella, mientras seguía hábilmente en su centro, había abandonado su clítoris y ahora su lengua penetraba por todo su oculto lugar saboreándola y brindándolo todo el placer posible, no solo a ella sino a él mismo también.
Cam no podía evitar retorcerse bajo la lengua de Nico que oscilaba tan íntimamente en ella, esta era tortura, una deliciosa tortura pero al fin y al cabo una tortura, por instantes sentía el arrebato de levantarse, quería tocarlo, besarlo, responder lo que él hacia con ella pero había prometido no moverse, y estaba costando un infierno mantener esa promesa, mientras su cuerpo respondió en ondas de placer y estremecimientos profundos que la hacían enloquecer pensó que tendría un respiro cuando Nico abandono el sensible y oculto lugar trasladándose cuesta arriba deteniendo en su vientre bajo y en los costados de su cadera pero no la sorprendió demasiado que aun en esos lugares, no tan íntimos comparados con la anterior ubicación de su boca, también le provocara tanto placer, irresistibles sensaciones bamboleaban por todo su ser, los gemidos estaban por demás presentes, profundos jadeos eran inevitables en respuesta a todo lo que su cuerpo estaba sintiendo, las respiraciones de ambos estaban aceleradas, el ritmo cardiaco de Cam completamente acelerado y temblores espontaneas hacían vibrar su cuerpo, Nico la hacia tocar el cielo, su boca demasiado habilidosa para enloquecer a cualquiera, pero el sentido de posesividad no se hizo esperar, esa boca era solamente para ella, para deleite de ella, solamente de ella; Nico ahora levantaba su torso con sus manos acercando mas su vientre a su boca donde seguía esparciendo caricias con sus labios y lengua, raspando ocasionalmente con su dientes sin llegar a lastimarla, aunque ciertamente ella anhelaba sentir los incisivos de Nico clavándose en su piel, la boca de él succionando su sangre el recuerdo de lo que eso le provocaba la puso más fuera de sí, nunca había imaginado poder sentir tanto a la vez, tampoco es que hubiera sabido a lo que se enfrentaba; él acariciaba su espalda mientras viajando frontalmente hacia arriba por fin había llegado a sus pechos, tomando el pezón de su pecho izquierdo con los dientes deleitándose en sus cremosos pechos y rosados pezones que se endurecían ante él, excitando en sobre manera, no es que no estuviera muy excitado antes, pues lo estaba, pero los perfectos pechos de Cam eran la cima de su excitación, su miembro estaba completamente endurecido y engrandecido, sus testículos doliendo necesitando ser liberados, un gruñido profundo escapo de su garganta justo antes de tomar todo el pecho en su boca succionándolo, amamantándose mientras la punta de su lengua le daba al pezón de ella el tratamiento merecido, necesitaba estar dentro de ella, su miembro se mantenía frustrado por la prisión de su ropa, todo en él reclamaba la sensación dek contacto piel a piel, él necesitaba estar dentro de ella, bombear dentro de ella tan apretada y cálida, su miembro bañado en la humedad abundante de ella, llevándose ambos a un punto donde la pasión y el placer los hicieran liberar en gritos de placer, pero tenia que resistir, solo un poco más, quería probar cada parte de ella antes de fundirse dentro de ella, necesitando sentirla se puso de rodillas y siendo observado por esos ojos azules, profundos y brillantes se quito la camisa, mientras desabrochaba su pantalón detuvo su mirada en las mejillas de Cam que siempre que estaban en momentos como este se teñían de un rosado que la hacia ver exquisita lo que acompañado a sus sonidos emitidos era un bálsamo excitante, enamorado como un loco, tan apasionado por la mujer debajo de él, ingeniosamente se saco el pantalón y los bóxers sin alejarse demasiado, una vez completamente desnudo tomo el otro pecho que reclamaba su atención por no haber sido atendido, repitiendo hambrientamente lo que el otro gemelo había recibido, su erección se apretaba sobre los muslos de Cam que lo acogían tan seductoramente rozándolo tentadoramente cuando ella se movía voluntariamente o no a causa de lo que él le hacia llevándola hasta la cima del deleite.
Sentir el cuerpo desnudo de Nico sobre el suyo fue un aliciente mas para todo lo que estaba sintiendo, su erección golpeteaba en su muslo, si ella había pensado que podría resistirse estaba equivocada su mano picaba por tomar esa erección en ella y darle a él una cucharada de su propia medicina, pero Nico pareció leer sus intenciones pues dejando a la deriva su pecho la miro a los ojos y dijo –quieta, déjame saborearte- y evitando cualquier respuesta beso sus labios, su reacción instintiva fue enredar sus brazos alrededor de él pero Nico lo impedía sosteniéndolos con sus manos, su lengua exploraba los adentro de su boca, y entonces hizo algo que la hizo gritar, aunque el grito fue ahogado en su boca, tomo su lengua entre sus dientes, era excitante realmente excitante, lo que se pondero gratamente cuando pincho con sus incisivos liberando gotas de su sangre, el placer arremetiéndose contra ella, haciéndola temblar, los efectos de ser mordida, pinchado o lo que fuera por él y que tomara aunque sea pequeñas gotitas de su sangre era un sensación, miles de sensaciones, de placer absoluto; estremecimientos, temblores, gemidos y reacciones de todo tipo completaban el ambiente, saborear esas pequeñas gotas de sangre hicieron a Nico envolverse en deleite, quería mas, no era suficiente, pero tendría que esperar un poco más, quería beber de ella justo mientras embistiera dentro de su acogedor cuerpo, justo cuando pudieron estar juntos cegados por el deseo.
Lamiendo las pequeñas incisiones en su lengua se retiro de su boca acariciando con su lengua hasta llegar a su oreja donde mordisqueo su lóbulo y después invadió con su cálida lengua el espacio interior de su oreja, resoplando ocasionalmente haciendo a su piel ponerse de gallina y a deliciosos escalofríos recorrer su piel, abrazados por la sensación eléctrica de placer, esto parecía eterno, y no es que fuera una queja, pero el simple hecho de comprobar constantemente que se podía sentir aun mas era abrumador, en una buena manera, pero abrumador y mas con la imposibilidad de devolver un poco de lo que sentía, aunque era obvio que Nico disfrutaba también, la erección presionando en su vientre era prueba factible de ello y la respiración y jadeos constantes corroboraran el hecho.
Después de besar su oreja bajo sobre su cuello torturándola aun más, para ese momento Cam tenia los ojos cerrados pero cuando dejo de sentir los labios de Nico sobre su cuello abrió los ojos dándose cuenta que él se había alejado, estaba de rodillas sobre la cama, cuando sus miradas se encontraron él dijo –ponte boca abajo- ella abrió sus ojos sorprendida –que?- logro decir pues se encontraba muy acalorada –si vamos Cam- Nico no espero a que ella lo hiciera prácticamente lo hizo por ella, estando boca abajo sintió la mano de Nico llevando su cabello a un lado dejando su espalda descubierta y entonces sintió sus labios en la parte trasera de su cuello, él ya la había besado allí antes, y por dios era demasiado, Cam no puedo evitar retorcerse bajo el contacto, gimiendo desesperadamente y estremeciéndose, y después todo se puso peor cuando Nico empezó a bajar por toda su espalda acariciándola con sus labios y con sus manos, estaba tan ensimismada en las sensaciones que invadían su cuerpo que Nico tuvo que repetir una y otra vez su nombre para obtener su atención –Cam, Cam, Cam-
-que pasa?- logro articular entre gemidos
-amor si sigues haciendo tanto ruido hasta los vecinos te van a escuchar-
Sorprendida giro su cabeza para verlo –ohhh lo siento, es solo que tu… eso que haces, yo no me di cuenta-
Nico sonrió y siguió su tortura, Cam no podía más, necesitaba sentirlo dentro, acogerlo en su cuerpo, estaba por decírselo cuando él llego con sus labios a la parte baja de su espalda y despues empezó a besar su trasero haciéndola retorcerse y aun más cuando sus manos acariciaban sus muslos, embriagada en placer logro decir –Nico no más, por favor te necesito dentro-
Nico mordisqueo sus glúteos y yendo cuesta arriba nuevamente hasta llegar a su oído dijo –suficiente para mi también- lo siguiente que supo Cam es que estaba boca arriba, Nico por encima de ella, su erección presionando el lugar correcto mas que listo para hundirse, mientras Nico la besaba apasionadamente y una de sus manos amasaba su pecho mientras la otra vagaba esparciendo caricias por su cuerpo empezó a penetrarla, poco a poco, siendo cuidadoso, si pensaba que ya no iba doler estaba equivocada, mientras su centro lo acogía profundos gemidos de dolor mezclados con placer fueron ahogados en sus besos, Nico empujo mas fuerte no pudo evitar gritar, podía sentir las lagrimas tomando forma en sus ojos, su cuerpo estremeciéndose bajo él, Nico dejo de besarla y con sus manos acaricio su cabeza y su rostro –estas bien?- preguntó.
-si- respondió entre gemidos.
-quiero que siempre estés bien, quiero hacerte el amor, estar dentro de ti es… no hay nada mejor- inclinándose beso su nariz y mirándola a los ojos cuando rozaba sus labios con los suyos dijo -te amo, te amo tanto- y junto a sus reveladoras palabras la penetro por completo arrancándole un grito que hago con un beso.
Fin del Capitulo

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario