Menu Principal

18 oct. 2009

Capitulo 10 de Percances

Con el coche estacionado afuera de la casa, Nico y Cam permanecían en silencio, tenían un par de minutos de haber llegado pero no decían nada, Cam lo observaba, él aun tenia las manos sobre el volante apretándolo tanto que ella temía que fuera a destrozarlo, incomoda por el continuo silencio, respiro profundo y dijo –Nico- él se giro para hacerle frente soltando por fin el volante, era la primera vez que sus miradas se encontraban desde su recorrido a casa, Cam sabia que su madre estaba adentro, las luces en el interior de la casa se lo confirmaban, deseaba verla pero notaba molesto a Nico y no quería dejar las cosas así, ahora que tenía su atención dijo –lo que viste, el beso… no es lo que piensas- no pudo evitar que la voz se le quebrara, temía tanto que Nico pensara que lo había engañado, pero la respuesta de él la sorprendió completamente.
Nico sabía que Cam no beso a Axel por que quisiera, lo sabía dentro de su corazón, no entendía porque no se había resistido, pero lo que sabía con certeza es que lo mataba el imaginar que otro hombre probara los labios de ella, a pesar de haber golpeado a Axel todavía sentía los celos ardiendo por todo su ser, quería destrozar cuanta cosa se le pusiera enfrente con el fin de enfriar la furia que ardía impetuosamente dentro de él, pero la voz afligida de Cam lo había traído a la realidad, tenia que tranquilizarse, si tan solo encontrara una manera de lograrlo, se había girado frente a ella, devorando con su mirada su linda cara, devorando sus labios que a pesar de que ese imbécil los había besado eran solo suyos, suyos y de nadie más, sus propios labios ardían de necesidad, así que cuando ella dejo de hablar impulsivamente la beso.
No un beso tierno, ni amoroso, sino un beso hambriento de pasión, Cam había sido tomada por sorpresa pero eso no fue impedimento para envolverse en ese pasional beso, sus lenguas buscándose una a la otra, masajeándose juntas, Cam no pudo reprimir pequeños gemidos cuando Nico aprisiono su labio inferior entre sus dientes, de esa manera que la enloquecía, la imagen de sus colmillos hundiéndose en su labio era demasiado erótica, deseaba que lo hiciera, anhelaba que su sangre fluyera para él, parecían olvidar donde se encontraban ya que Nico bajo sus manos por su espalda hasta llegar a sus nalgas, levantándola ingeniosamente hasta colocarla encima de el, una parte en su consciencia le gritaba a Cam que era una locura estar haciendo esto en un coche, afuera de su casa, donde su mama se encontraba, pero cuando Nico la besaba de esa manera, cuando la acariciaba no podía pensar, se perdía en sus besos y caricias, nada en el exterior importaba, Nico descendió ahora hasta su cuello, besándolo y lamiéndolo mientras masajeaba el trasero de Cam con sus manos, ella no permanecía ociosa ya que mordisqueaba y lamia su oreja de una manera que lo excitaba demasiado, el estaba completamente excitado, su miembro endurecido y despierto presionando el centro de Cam lo delataba por completo aunado a los jadeos que emitía mientras Cam seguía trabajando diestramente en su oreja con sus manos masajeando la parte trasera de su cuello, los dos estaban envueltos en pasión y erotismo, demasiado excitados para detenerse, Nico había abandonado el trasero de Cam y había subido acariciando su espalda por debajo de su blusa, acariciando el contorno de sus pechos, hasta que no pudo resistir mas y los aprisiono en sus manos, Cam no podía contenerse más, ahora gemía libremente, dejo la oreja de Nico y se arqueo hacia atrás dando mayor acceso a Nico sobre sus pechos sosteniéndose de él por los hombros, Nico seguía masajeando sus pechos mientras ella se movía sobre su miembro, ambos hambrientos el uno del otro, entre gemidos los dos se observaban, si todo lo anterior la había humedecido el estar ahora friccionando su centro contra el miembro despierto de Nico la tenia completamente mojada, ella mordía su labio ante el placer experimentado, los espasmos en su centro enviaban sensaciones por todo su cuerpo, quería tenerlo dentro de ella, quería sentirlo de esa manera, Nico no estaba mejor que ella, él también estaba experimentando demasiado placer, deseaba ir mas lejos, pero sabia que en las circunstancias que estaban no podía ser, diablos estaban en la calle, si bien los vidrios polarizados los ocultaban no podían hacerlo allí, mucho menos afuera de la casa de Cam donde su madre la esperaba, entre jadeos y sin abandonar sus pechos dijo –muero por hacerte el amor- ella emitió un pequeño ronroneo que lo excito aun mas, Cam tenia la facilidad de enloquecerlo tan solo con un pequeño sonido –quiero que me hagas el amor- dijo ella en una voz cargada por el erotismo que los envolvía, se observaron un pequeño instante antes de besarse, entre besos él dijo –pero no aquí, no debemos- -lo se- dijo ella que devoraba su boca –pero si sigues así no prometo nada- -y que me dices de ti- dijo Cam tomando uno de sus brazos que estaban casi completamente bajo su blusa donde sus manos seguían amasando sus pechos –buen punto- dijo él.
-así que mejor detenernos no?- pregunto Nico
-si, mama me espera- Cam se inclino a besar sus labios –pero mas tarde podemos seguir-
-si más tarde- dijo Nico besándola –tenemos que hablar también-
-lo se – dijo Cam besándolo rápidamente y bajándose de encima de él con su ayuda, Cam se miro en el espejo retrovisor sus labios estaban hinchados y sus mejillas enrojecidas, se peino un poco esperando que su mama no notara nada, volteo a ver a Nico que también lucia sus labios magullados y dijo –vamos?- él miro hacia abajo y dijo –ocupo un poco de tiempo, ve tu- Cam había seguido su mirada y entendía su punto, su miembro se notaba mucho –oh si tienes razón- dijo seguido por una risita nerviosa, se giro, abrió la puerta y salió, pero antes de cerrar la puesta nuevamente se asomo y dijo –se que tengo que explicarte muchas cosas, y no se si puedas entenderlas pero quiero que sepas que solo tu me importas y que no quiero lastimarte, yo te… quiero Nico, como nunca he querido a nadie, tu has sido el primero en todo, lo sabes, pero no quiero que seas solo el primero quiero que seas el único- se miraron unos instantes, Nico no dijo nada, solo repetía las palabras en su cabeza una y otra vez, ella quería que fuera el único y eso era todo lo que importaba, lo hacia tan feliz, pero justo cuando el se disponía a responder ella miro hacia la casa y dijo –mejor entro mama debe estar un poco desesperada- Cam cerro la puerta y camino a su casa sintiendo una opresión en el pecho, si bien habían tenido ese buen momento en el auto el silencio de Nico después de que ella le había dicho todo eso la hacia pensar tantas cosas, temía tanto perderlo, despejando sus pensamientos entro y se sorprendió al ver a su mama y a su papa en la sala, riendo animosamente, una sensación muy extraña recorrió su cuerpo, era tan extraño verlos juntos riéndose, pero lo mas extraño era saber que su mama no tenia ni idea de que él era: bien su ex o lo que sea que hayan sido, que era el padre de su hija, el mismo Augusto había usado sus habilidades para cambiar toda la realidad ante los ojos de Nora, así que su mama no tenia ni idea de que el hombre, en realidad vampiro, con el cual reía tan animosamente era el mismo hombre del que ella había estado enamorada, verlos así hizo desear a Cam haberlos tenido juntos toda la vida, como debía haber sido –Cam, mi niña- dijo su mamá que percatándose de su llegada apresuradamente la encontró y tomo en sus brazos dándole besos por toda su cara –no tienes idea cuanto te extrañe, lamento tanto haberme ausentado en fechas tan importantes no puedes imaginar cuando me lo he recriminado, soy la peor madre del mundo- Cam riendo ante la efusividad de su madre respondió -no digas eso mamá, eres la mejor mamá del mundo-
-que va, abandonar a mi hija en su ingreso a la universidad y su cumpleaños es algo imperdonable-
-no si hay una excusa que lo justifique-
-nada puede justificarlo, solo me queda que me perdones-
-te perdono, pero si te consuela en algo no he entrado a la universidad aun- dijo Cam temiendo la reacción de su madre ante su declaración.
-que?- dijo Nora alterada –como es posible, por que?-
-bueno mamá han pasado tantas cosas, no me sentía muy bien y… la señora Martin murió- el decirlo hizo a Cam sentir ese dolor de la perdida de su abuela, y el llamarla de esa manera “señora Martín” no le agradaba, pero delante de su madre tenia que ser así.
Volviendo a tomarla en sus brazos y acariciando su cabello su madre dijo –oh Cam lo siento tanto, se cuanto la querías, nena estas bien?-
-si, estoy bien, ha sido difícil pero estaré bien-
-me alegro de escuchar eso Cam, no puedes seguir faltando a la universidad sabes?-
-lo se mamá, el lunes comienzo prometido- levanto una mano en señal de promesa, su mamá rió ante su acción y acercándose a Augusto dijo –Cam él es Augusto, un nuevo amigo, es un joven muy agradable- Cam rió ligeramente y extendió la mano correspondiendo al gesto del nuevo amigo de mamá, su padre, este le guiño un ojo y dijo –mucho gusto en conocerte Cam-
-igualmente- respondió ella.
-creo que es hora de retirarme Nora, gracias por la platica tan amena- dirigiéndose a Cam dijo –fue un gusto conocerte- Cam respondió con una sonrisa.
-tan pronto? Augusto nos encantaría que te quedaras a cenar- expreso Nora.
-me gustaría, pero considero que tu hija y tú tienen mucho que hablar, dejémoslo para otro día- dijo Augusto.
-otro día será entonces- dijo Nora despidiéndose de Augusto y acompañándolo a la puerta.
Cuando volvió Cam y ella empezaron a hablar, contándose lo que había pasado todos estos días, por supuesto Cam no pudo contar ni la mitad de las cosas que le habían acontecido en realidad y Nora solo relato sus días de estancia con los amigos de Augusto ya que había sido persuadida a olvidar todo lo que había pasado antes, sobre haber estado secuestrada por Isaías y lo relacionado con eso, Cam aprovecho la oportunidad para contarle a su mamá sobre su nuevo y primer novio, Nico, que justamente había entrado minutos antes saludando a su mamá y subiendo a su habitación dejándolas a solas.
-no puedo negar que estoy gratamente sorprendida, es guapísimo, mucho mas que guapísimo, apetecible muy apetecible- dijo Nora.
-mamá!- exclamó Cam riéndose.
-oh vamos Cam no seas tímida- dijo su mamá palmeando su pierna –tu y él?-
-mamá!- exclamó Cam esta vez con los nervios apuntalando por todo su ser, sabía que su mama era “open mind” pero aun así no era fácil hablar de esas cosas, aunque resultaba más sencillo que haberlo hecho con su padre de eso no había duda, no puedo evitar sonrojarse ante la mirada inquisidora de su madre, que se levanto abruptamente del sofá y llevándose las manos al rostro exclamó –lo has hecho, dios mío, tu lo has hecho!- Cam sintió que su rostro perdía el color, acaso su madre “open mind” no lo sería en algo como esto, trato de negarlo, pero la mirada de su madre le hizo saber que era imposible ocultárselo, así que cedió ante la idea de hacerlo, su madre se paseaba por la sala mientras decía –sabía que había algo distinto en ti cuando te vi, pero como iba a imaginarme que era esto si cuando me fui ni siquiera tenias novio, como iba a imaginar que en mi ausencia no solo habías conseguido un novio sino que habías tenido relaciones con él en tan poco tiempo- Cam quería explicarle, pero su madre no le daba oportunidad pues no paraba de hablar –eres una chica responsable lo se, es decir, si te decidiste a hacerlo es porque debiste pensarlo bien, oh dios espero que te hayas protegido no quiero que seas madre tan joven como lo fui yo, Nicolás no te presiono verdad?- -cla…- logro decir Cam pues su mamá siguió – pero por supuesto que no, digo no se ve un chico de ese tipo, no lo conozco bien pero te conozco a ti y se que no permitirías que nadie te presionara, estas enamorada, debes estar enamorada, pero en tan poco tiempo, pero quien soy yo para juzgar, el amor es así, dios espero que te haya tratado como te mereces, no me digas que fue en la casa, bueno mejor aquí que en cualquier hotelucho de mala muerte, oh Camille- por fin su madre dejo de andar y hablar tan apresuradamente.
-respira mamá, tranquila-
Su madre pareció tomarle la palabra pues empezó a inhalar y a exhalar aire. Después se unió a ella, sentándose a su lado, tomo su rostro entre sus manos y dijo –mi niña es toda una mujer ahora-
Fin del Capitulo

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario