Menu Principal

6 jul. 2009

Capitulo 1 -Pasiones Exoticas

Noa se levanto temprano esa mañana.- Presentía que algo raro iba a pasar ese día- Estaba cayendo una ligera llovizna sobre la ciudad de Ambato.Noa como todas las mañanas se vistió de inmediato con ropa abrigada sabia que esta pequeña llovizna se convertiría en un impetuoso aguacero. Se dirigió al cuarto de baño con su neceser después de haberse aseado, se miro por el espejo no se decidía si se pondría maquillaje o no -con este tiempo- pensó no se arriesgo y dejo el maquillaje aun lado se arreglo el cabello con una pinza - ella media mas o menos un metro 1.60- su padre era Canadiense y su madre ecuatoriana había heredado de su padre el color de sus ojos café dorados y su piel blanca - ella pensaba que se parecía a la nieve ya que su piel era blanca y un poco translucida- tenia el cabello de color castaño claro aunque a veces por ahí aparecían algunos mechones pelirrojos su cabello le llegaba casi a la cintura, bueno de su madre había heredado su estatura y unas curvas bien definidas como toda latina que era aunque sus pechos no eran demasiados llamativos en comparación con su cintura- se dio la ultima mirada al espejo y se dirigió a la cocina para prepararse su desayuno y así poder ir a su trabajo.Ella trabajaba en una empresa comercializadora de flores, comió de inmediato y se dirigió al cuarto de su compañera de habitaciónNaty despierta me tengo que ir-esta mujer duerme como un tronco- NATY-la llamo con un tono mas fuerte- despierta que me tengo que ir llegare tarde¡¡¡Ella abrió la puerta lentamente y miro que Noa ya estaba vestida y lista para irse al trabajo.-Naty trabajaba en un Hospital le faltaba un año para incorporarse como doctora en pediatría-Ohh rayos Noa porque me despiertas -trabaje casi como una mula anoche. Dijo ellaNaty tu tienes las llaves de mi auto, no te acuerdas que ayer me la pediste para ir al hospital. Bien espera. Se dirigió hacia la salita de estar y busco las llaves del auto de Noa y miro que ella estaba adentro de su habitación bastante inquieta. Ella le tendió las llaves. Noa se despidió de ella y se dirigió a su auto que estaba en el garaje del edificio.Noa como todos los días era una de las primeras en llegar a la empresa – La Floricultora Rosas & algo mas** exportaba la mejor calidad de Rosas y otras flores a estados Unidos que era su principal comprador Noa era Ingeniera en Floricultura*-Noa estaba lista para irse a los invernaderos para supervisar todo el trabajo de las floresCarlos su jefe la llamo con un tono bastante preocupado. Noa llego al despacho de su jefe- bien sabia ella que ese hombre con entradas en la frente y arrugas en lo ojos sabia mas de rosas que cualquiera que hubiera conocido –. Hay un problema con uno de nuestros compradores de Estados Unidos….** no se me ocurría otro nombre * si hay esa carrera aquí en el Ecuador

**************************

El había llegado a su oficina cerca de Manhattan. El era el distribuidor más importante de flores de Nueva York.- La empresa familiar que tenia años al mando de su padre ahora estaba en sus manos, su padre había muerto hace 5 años- Esta empresa era para el toda su vida y parte del sustento de la familia sus otros 3 hermanos tenían gustos diferentes y no estaban interesados en los negocios como Aidan.Aidan estaba sentado en su oficina esperando que llegara Jhon con la nueva carga de Rosas que le habían enviado desde ecuador, se estaba acercando San Valentín y quería estar bien provisto de Rosas para esa fecha. Mientras estaba revisando los papeles en su oficina, se había puesto a pensar porque después de 750 años de vivir aun no había encontrado a su compañera, era difícil para el creer que sus 2 hermanos menores ya estén casados, sus vidas se habían vuelto diferentes, ellos antes de conocer a Helen y Bianca habían tenido una vida llena de excesos, pero desde que se encontraron con ellas habían cambiado tanto. Su frustración la ahogaba en la pequeña empresa familiar se quedaba hasta altas horas de la noche en su oficina trabajando. Pero por otra parte disfrutaba ser el soltero de la casa, no tenia compromisos que cumplir ni fechas de cumpleaños que recordar -en fin de la que me libro- pensó. No es que tuvieran una mala memoria su raza tenían una memoria increíble. El pesar de Aidan, era que no tenía ni una pisca de idea que se les regalaba a las mujeres en esas fechas.Un toque en la puerta lo saco de sus pensamientos. John se presento delante de el. Aidan vio la cara de preocupación y le dijo: que pasa. John le dijo: El cargamento de flores que nos enviaron desde Ecuador no ha llegado parece que no han podido despachar las rosas que has pedido Aidan. Bueno eso es una complicación muy fuerte estamos a 10 días que se celebre San Valentín, voy a llamarles a ver que ha sucedido ello tienen que enviarnos ese cargamento como sea ya le hemos depositado la mitad del valor de esas flores.John se retiro y lo dejo solo en la oficina. El inmediatamente llamo a la Floricultora. Cuando la secretaria contesto el pidió inmediatamente que le pase a Carlos.Aidan dijo: que esta pasando Carlos las flores no me han llegado y las necesito para estas fechas. El respondio:No lo sabemos las flores se suponían que tenían que estar llegando ahora nosotros la embarcamos se suponía que tenían que llegar ayer.Aidan se estaba impacientando con la calma de Carlos no entendía como aquel hombrecito podía estar tan tranquilo con esto y con voz dura le dijo:Mira Carlos yo te he hecho el deposito de la mitad de esas flores si tu no solucionas esto te demandare y no habrá nadie en todo Estados Unidos que te compre ni una sola rosa entendiste¡¡¡¡- grito el exasperado y colgó.
********
Noa escuchaba atentamente como Aidan Maxwell le había amenazado a su jefe si no arreglaba el problema de las flores. El enojo de Noa iba subiendo mientras El estaba hablando. -Ella dijo: quien se cree que es hemos estado cumpliendo con nuestros envíos a tiempo además el es el mas exigente de nuestros compradores siempre ha exigido que todo este a tiempo y las flores estén bien frescas hemos cedido a todas sus demandas y ahora nos dice que somos prácticamente ladrones. - Imbécil murmuro para sus adentros-. Carlos se incorporo de su asiento para servirse un trago deseas uno le pregunto a Noa mostrándole un vaso de whisky. Ella hizo señas con las manos negativamente. -Carlos dijo ella-. Donde esta Mike se supone que el debía estar pendiente de ese cargamento y mas con el del señor Maxwell. Carlos cogió el teléfono y marco a las oficinas de Manhattan. Contesto la secretaria y pregunto por Mike. Ella le dijo entre sollozos que lo habían matado ayer en la noche. La mente de Carlos se quedo paralizada. Noa lo miraba y vio como su rostro moreno se puso pálido como un papel. ¿Qué pasa? El no respondía entonces Noa se acerco al teléfono, le quito de las manos a su jefe y se acerco al oído. le pregunto a la secretaria que estaba ocurriendo. Ella le conto lo del asesinato de Mike, -entonces ella pregunto- ¿como fue? ¿Qué paso? La secretaria le respondió: Encontraron a Mike en un callejón con la garganta desgarrada, la policía piensa que lo mataron y algunos animales le estuvieron comiendo la garganta. No se sabe del todo señorita la policía no entiende que fue lo que le paso esta todo muy extraño, están esperando que salga la autopsia para asegurar la causa de la muerte. Oh Dios mío- dijo ella. Miro de nuevo a Carlos que todavía no salía del shock – Ella hablo: Carlos tienes que encargarte del funeral de Mike, se que suena frio y calculador, pero tienes que conseguir a una persona que se encargue de los pedidos de los clientes de Estados Unidos lo mas pronto posible y solucionar el problema del envió a Maxwell. Ella salió de su oficina. Se dirigía a los invernaderos de flores a supervisar un envió especial de 2 cajas de tulipanes rojos y una caja de orquídeas que tenían que ser enviadas mañana temprano al señor Maxwell. Cada vez que se acordaba de ese tipo le hervía la sangre de rabia que sentía por el, no entendía como existían personas que fueran tan egocéntricas. Un completo idiota - murmuro ella
**************
Después de hablar con el cretino de Carlos, estaba realmente enfurecido no podía soportar la idea de que las cosas no salgan como el quisiera. Hablo a la secretaria
Messie -grito el-
Cancele todas mi citas de la tarde no estoy para nadie escucho¡¡¡ para nadie-
Cogió su abrigo y se fue de la oficina hecho un huracán
Cuando bajo al garaje de las oficinas donde se encontraban, entro a su auto no sabia donde dirigirse si a su casa o irse a tomar un trago a un bar, salió del edificio y estuvo dando vueltas por la ciudad hasta que se canso y se fue mejor a su casa. – su casa estaba en las afueras de Manhattan era una construcción antigua del los mediados de XIII, pero Aidan le había hecho unas adecuaciones tenían un enorme invernadero en la parte de atrás para colocar las rosas que le llegaban y que se mantengan frescas, en su casa vivían sus hermanos con sus mujeres, y también su madre-
Cuando llego a su casa su madre le estaba esperando en la sala de estar
- que tal te fue- pregunto ella-
No muy bien Madre. -Le dijo mal humorado-
Su madre lo miro con aire de preocupación- realmente no me gusta verlo asi pasa demasiado tiempo en la empresa y no dedica tiempo para otra cosa mas, creo que es hora de intervenir aunque a El no le guste- pensó ella-
Aidan estaba subiendo a su habitación cuando su madre -le dijo-
Ah por cierto Aidan llego un cargamento de rosas desde Ecuador el repartidor dijo que el avión que estaba viniendo tuvo que hacer una parada de emergencia en Panamá por eso no llego a tiempo, las rosas están en el invernadero- le dijo ella-
¿Sabes cual es proveedor? – le pregunto a su madre-
Si creo que el proveedor es Rosas & algo mas.
–Mierda- dijo el- ahora tenia que pedirle disculpas a Carlos por haberle gritado y amenazado – no debí haberme enojado con el- pensó
Bien madre gracias por avisarme me voy a mi habitación, nos vemos en la cena.
Aidan subió a su habitación se fue hacia el teléfono, tenia que llamar a Carlos y pedirle disculpas por haberle gritado y confírmale que si recibió el cargamento.
Carlos respondió el teléfono-
Aidan le explico sobre el cargamento, le pidió disculpas y le pregunto cuando envían el cargamento especial de tulipanes y orquídeas.
-Carlos le respondió:
-Aidan hay un problema-
A Mike lo asesinaron anoche y no tengo quien se haga cargo de los papeles allá en Manhattan espero que entiendas que no puedo enviar ese cargamento para mañana estoy encargándome ahora del asunto sobre todo el funeral.
Aidan escucho todo y le pregunto como habían matado a Mike – Carlos respondió-
Al parecer fue atacado, por un grupo de delincuentes le dispararon en el estomago y lo dejaron tirado en el callejón todo apunta que es un asalto, lo extraño es que tenia desgarrada la garganta, pero no se sabe del todo la policía esta averiguando están esperando que salga la autopsia para determinar que exactamente lo que paso-
- lo siento - Eso es un problema muy serio espero que lo resuelvas pronto y dale mis condolencias a la familia de Mike- dijo el y colgó-
Aidan se cambio de ropa y se dirigió al invernadero a ver como estaban las rosas. Necesitaba estar en su invernadero era el único lugar que encontraba paz, el tenia su propio jardín de rosas y las cuidaba con mucha delicadeza. Y ahora el tenia un problema mayor, tenia que pensar que iba a ser con eso y tratar de resolverlo.
Además sabia muy bien quienes habían matado a Mike –Vampiros- pensó
–Mierda hoy ha sido mi día-

*****
Carlos se movía impaciente por la oficina pensando como solucionar esto- tenia que pensar rápido-
Mientras tanto Noa estaba en el invernadero supervisando las flores a ella le encantaba su trabajo- siempre le habían gustado las flores desde que su mama compro la primera plantita de rosas, fue cuando quiso dedicarse por completo a la floricultura era su pasión y nadie iba a cambiar esto- se rio de su propio pensamiento al recordar con amargura lo que había sucedido hace un año,- había encontrado a su novio en la cama con una de sus compañeras de facultad- y pensar que estaba dispuesta a dejar todo por el que estúpida fui- pensó ella-
Alguien entro corriendo al invernadero y gritando como un loco el nombre de Noa – ese grito, la asusto y la saco de sus pensamientos- ella dijo-
Que pasa por que tanto alboroto- lo dijo en un tono bastante molesto-
El chico de mas o menos 17 años, dijo entre cortado que Carlos la llamaba de urgencia a la oficina, Noa se apresuro hacia la oficia <<>> pensaba en eso, mientras iba corriendo.
Cuando llego a la oficina de Carlos, cansada de tanto correr -le dijo- que pasa cual es la urgencia. Carlos se levanto del asiento y se sirvió un trago lo que le tenía que decir no le iba a gustar ni tantito la conocía demasiado bien, que ella se rehusaría hacer ese viaje, odiaba dejar el invernadero en manos de otra persona. -Bien dijo el-
Noa como sabes en Manhattan no hay quien represente la empresa así que he decidido que tu vayas para allá, ya que no tengo otra persona de confianza para confiarle los contactos que tenemos así que tu tendrás que irte para arreglar todo ese papeleo y encontrar un nuevo ejecutivo.
Noa se quedo totalmente paralizada, no sabia que responder las palabras se le hicieron un nudo en la boca intentando salir. Después de un silencio que se hizo eterno- ella hablo-
Estas de locos- Carlos. -Grito ella- No es posible que me hagas esto, no conozco nada de Manhattan en el primer momento que ponga un pie en ese aeropuerto estaré totalmente perdida.
- Carlos la miro, no dijo nada en ese momento analizando las palabras de Noa-, tenia razón, ella no conocía la ciudad y eso era una complicación pero a quien le pediría ayuda entonces, se le vino un nombre a la cabeza Tina Maxwell la madre de Aidan ella podía ayudarle, su esposo y ella se conocían desde hace años y eran amigos de el, ella podía ayudarle.
Se dirigió hacia el teléfono, mientras Noa le miraba todavía con cara de asombro -hablo con Tina y le explico lo sucedido con Mike y le pidió ayuda para que Noa se quedara en su casa y le ayudara con la búsqueda de un ejecutivo, Tina acepto de inmediato y que estaría encantada de ayudar a Noa a encontrar un buen ejecutivo. Carlos colgó y miro de nuevo a Noa que ahora ya no estaba pálida si no con un rojo furioso en la cara.- El ignorando ese sentimiento le dijo: todo arreglado Noa te quedaras en la casa de Tina y ella te ayudara con todo ese recurso- Noa se le quedo mirando y su furia iba en aumento- Estas demente verdad como crees que yo voy a estar en la casa de Aidan Maxwell ni loca voy a ir me rehusó totalmente- le dijo ella-
Míralo del lado positivo Noa te vas a dar unas lindas vacaciones… y con todos los gastos pagados por favor Noa no tengo a quien mas recurrir- se lo dijo de un modo que ella no se podía negar, eso era una de las partes buenas de ella que siempre estaba dispuesta ayudar y esta vez no era la excepción- Noa respiro lentamente hasta que la furia que tenia dentro cedió y dijo: esta bien cuando salgo hacia Manhattan, espero que te encargues de ese invernadero no lo quiero encontrar hecho un desastre- Carlos la mira con el ceño fruncido- y le dijo
Te crees que yo no se cuidar mi propio invernadero?- Noa se rio de buena gana, ya se que puedes cuidar tu invernadero- solo bromeaba – dijo ella-
Entonces todo arreglado Noa sales en el vuelo de las 8 de la noche el Viernes, Tina te estará esperando en el aeropuerto, tienes que de una vez llevar el cargamento especial para Aidan- ah por cierto trata de llevarte con Aidan es un poco testarudo, como cierta persona que conozco, pero es muy amable en el fondo – se lo dijo mirándole a los ojos- ella puso los ojos en blanco, y con una sonrisa- mas bien fingida- le dijo que se iba a portar bien con El.
Noa salió de la oficina se dirigía a su departamento tenia que arreglar todo para irse de viaje, no sabia cuanto tiempo se iba a quedar así que tenia que empacar ropa mas o menos para una semana.
-bueno al menos espero disfrutar de este viaje- lo dijo con un largo suspiro-
***
Toda la familia Maxwell estaba sentada en la mesa para la cena-
No se Aidan pero a mi esto me suena raro, mama ha querido que todos estemos aquí y no falte nadie, incluso el personal de servicio esta aquí algo raro esta pasando- le dijo su hermano Lían –
No se Lían, no creo que sea tan malo como parece, ha de querer comer en familia tu sabes lo sola que se ha sentido en estos últimos años con la muerte de nuestro padre ha cambiado muchas cosas, tratemos de darle gusto, y solo por esta vez compórtate con Julián, no quiero otra guerra de comida ya sabes como se puso mama la ultima vez- se les erizaron los vellos de tan solo recordarlo- si fue horrible mama casi nos saca los ojos ese día-dijo Lían- claro que casi los mata, hacer una guerra de comida con el Duque de Frankfort como invitado de honor -dijo Aidan-
No fue una buena idea verdad,- dijo Julián acercándose a ellos para conversar-. Pero fue una buena guerra.- acoto-
Lían soltó una buena carcajada, te acuerdas Aidan que al Duque le cayo un pedazo de torta en la cara, ahí hermanito fue la mejor guerra de comida, que he tenido.
Ustedes dos no tienen componte, aunque estén casados no cambian ciertas malas costumbres- Julián y Lían se rieron de buena gana- no hermanito, las malas costumbres nunca cambian. -Le dijo Julián-
Su Madre apareció en el comedor, la comida estaba servida y todos estaban listos para cenar, se sentó y dio señas para que sirvieran la cena, después de unos minutos de estar comiendo, entre bromas y risas, ella se paro, cogió su copa llena de sangre* y dijo:
Bueno veo que todos se han reunido, tengo que comunicarles que para este fin de semana tenemos una invitada, Su nombre es Noa Mackenzie, ella trabaja para Carlos un viejo amigo para la familia, viene a Manhattan porque tiene que arreglar algunos papeleos de la empresa, espero que todos sepan comportarse con ella, se quedara una semana o el tiempo que sea necesario para que se arregle todo, será mi invitada y yo estaré acompañándola en todo tiempo, Julián tu iras a recogerla al aeropuerto el sábado en la noche. Eso es todo- ¿alguna objeción?- pregunto ella mientras miraba a todos- Bueno como nadie a dicho nada sigamos con la cena.
Después de que todos terminaron de cenar, cada uno de ellos se dirigió a sus habitaciones, pero Aidan estaba esperando a su Madre al pie de las escaleras.
Madre quiero hablar contigo- le dijo-
Muy bien Aidan y ya se a donde nos va a llevar esta conversación, así que no pierdas tu tiempo no voy a cambiar de opinión, -dijo su madre- se dirigió a su despacho acompañada de El.
Madre no puedes traerla a ella a esta casa es muy peligroso, te imaginas si ella nos ve tomando sangre, si no sale despavorida gritando histérica o se desmaya,- no sabes el peligro que podría correr aquí Madre- acoto Aidan – Además ella no me gusta, la ultima vez que hable con ella por teléfono, fue muy terca acerca del arreglo de las flores y me objeto todo, esa mujer es muy irritante, no se como me podre contener para no mandarla botando.
Escucha Aidan no me interesa si tu y ella son un par de tercos, le prometí a Carlos que la ayudaría a solucionar este problema, así que si no te gusta puedes irte a un hotel mientras este ella aquí o puedes encerrarte en tu habitación, ya no eres un niño Aidan, todo esto que estas haciendo es un berrinche, además creo que a ti no te gustaría que te digan como hacer su trabajo verdad? Entonces a ella tampoco, tendrás que comportarte delante de ella.
Pero mama-dijo Aidan en un tono de derrota-
Mama nada es mi última palabra y esta conversación se acaba ahora- dijo su madre bastante enojada-
Se retiro a su habitación dejando a Aidan bastante enojado.
Como voy a soportar a esa mujer es irritante, la ignorare completamente, no voy a enojarme con mi familia por una extraña- salió del despacho y se fue a su habitación.
-Maldición será una semana bien larga- pensó

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario