Menu Principal

23 jun. 2010

Capítulo 2 de Indecisión


—¡Cam despierta! tienes visita.

Cuando Cam logró vencer la fuerza que impulsaba a sus parpados a permanecer cerrados se percato que ya era de noche.

—¿Por qué no me despertaste antes?—le preguntó a Nico.

—Porque necesitabas descansar, mira—dijo señalándole una pequeña maleta que estaba sobre una silla al lado de la cama. —Augusto te trajo ropa, ¿puedes cambiarte sola?

—Si—respondió Cam rodando los ojos.

—Ok, pues entonces hazlo, Axel esta abajo.

—¿Axel?—Cam creyó escuchar mal, Axel de visita y Nico actuando tan normal… debería estar soñando.

—Si, ¿necesitas mucho tiempo para cambiarte?

—No, sólo dame cinco minutos.

—Está bien—respondió Nico dándole un ligero beso en los labios.

Cam se puso un pijama que venia en la maleta y se sentó en la cama metiéndose nuevamente bajo las sábanas, mientras esperaba cepilló su cabello para acomodarlo un poco, evito el espejo en todo momento así que no tenia idea de que tan bien hubiera quedado.

Después de un ligero golpe en la puerta, Axel dijo: —¿Puedo entrar?

—Si—respondió Cam.

Axel entró y Cam lo observó acercarse, iba a decirle que podía bajar la maleta de la silla para sentarse pero entonces él se sentó en la cama junto a ella.

—Hola.

—Hola—respondió Cam.

—¿Cómo te sientes?

—Mejor.

Por un minuto que pareció demasiado largo ninguno de los dos dijo nada, para Cam no era fácil hablar con Axel después de todo lo que había pasado, aun cuando sabía que no le había hecho nada, estar con él era demasiado raro y más ahora que sabía lo que sentía por ella.

De pronto Axel tomo su mano, nerviosa Cam se mordió el labio, Nico estaba en la casa y no se sentía correcto estar así con Axel, pero antes de poder halar su mano Axel habló.

—Perdóname—dijo y Cam notó que una lágrima corría por su mejilla. —Pudiste haber muerto y todo por mi culpa, y lo que te hice creer…—de pronto Axel estaba llorando, realmente llorando.

Cam no sabía que hacer, ella nunca había visto a un hombre llorar así y nunca lo hubiera esperado de Axel.

—No fue tu culpa—finalmente dijo ella. —Estoy bien y se que me hiciste creer eso porque era necesario pero lo importante es que no fue real, y estoy viva… Axel por favor, yo…

Cam no sabía que más decir, ni que hacer, pero al verlo tan mal todo lo que puedo hacer fue abrazarlo, Axel se aferró a ella, acomodando su cabeza en el hueco de su hombro, ella podía sentir su cálido aliento en su cuello y sus lagrimas humedeciendo su blusa, pasaron algunos minutos sólo así y después él le conto todo lo que había pasado con su hermana, como su padre había ocasionado su muerte al experimentar con ella haciéndole lo mismo que intento hacer con Cam, ella trató de consolarlo y tras varios minutos más Axel parecía mas tranquilo pero seguía aferrado a ella.

Cam se sentía muy incomoda, en cualquier parte de la casa donde Nico estuviera seguramente estaba escuchando aun si no quisiera y por tanto podía imaginar lo que estaba pasando, que ellos estuvieran abrazados; y Cam no quería lastimar a Nico pero tampoco podía alejar a Axel en este momento que estaba tan vulnerable.

—Siento esto—dijo Axel. —Soy tan patético.

Cam iba a decirle que no lo era pero entonces Axel beso su cuello, Cam se quedo paralizada, fue apenas un roce de sus labios contra su cuello pero la hizo estremecer, lo empujo antes de que él intentara algo más pero después de que lo hizo él se acerco y le dijo quedamente al oído: —Hueles delicioso.

—Axel, como veo que ya estas mejor es hora de que me dejes descansar—le dijo Cam severamente.

—Lo siento—dijo Axel. —No quería molestarte.

—Que estés aquí no me molesta, ni escucharte—susurró Cam esperando que Nico no la escuchara. —pero el que hagas esto—toco su cuello—si lo hace, Nico es mi novio, lo sabes, tu y yo podemos ser amigos pero nada más…

—Lo se—la interrumpió Axel. —Lo se muy bien. Así que amigos, ¿eh?—culminó extendiendo su mano.

—Amigos—Cam respondió dándole su mano.

Axel autorizó a Cam para que al día siguiente intentara sanar las marcas en su cara, Cam así lo hizo y pudo hacerlo fácilmente así que era hora de volver a casa.

En el camino Nico no hablo mucho, no lo había hecho desde anoche cuando Axel se fue y Cam no presiono, ella sabía que llegaría el momento para hablar de todo así que esperaría ese momento y esperaba estar lista para ello.

Cuando llegaron a su casa Nico le abrió la puerta del coche y mientras se acercaban a la puerta preguntó: —¿Lista?

Cam sólo asintió, sabía que su mamá no iba a estar muy contenta pero también sabía que no podía evitar el enfrentamiento.

Cuando entraron su mamá estaba en la cocina y tras levantar la vista, verlos y sonreírles siguió con lo que estaba haciendo, eso sorprendió a Cam, ella había esperado gritos, reclamaciones y castigos, pero en su lugar recibió una sonrisa y nada más, como si ella no hubiera estado más de dos días fuera, como si todo estuviera bien…

Y entonces lo entendió, su papá debió haber usado la persuasión en ella.

A Cam no le agradaba la idea de que su padre le hiciera eso a su mamá, pero por esta vez hasta podría agradecérselo, sin embargo tendría que hablar con él para que no lo hiciera un hábito.

Así que aquí estaba de nuevo, en casa, al parecer todo había vuelto a la normalidad y Cam daba gracias por eso.

Últimamente habían pasado demasiadas cosas y ella quería un poco de normalidad, anhelaba un poco de normalidad.

Ya estando en su habitación revisó su correo electrónico y el mail que leyó le hizo ver que quizás no todo seria tan normal como había esperado.

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario