Menu Principal

13 dic. 2009

Capitulo 20 de Percances

Nico enojado subió a la habitación de Cam para recoger las cosas que ella necesitaba agradeciendo que su mama no estuviera en casa y presenciara la conversación con Milena, estaba harto de que lo persiguiera, de que se empeñara en algo que él había dejado claro no podía ser, había vivido engañado 2 años creyendo que Milena era solo una mujer voluntariosa y que si era paciente ella podría cambiar pero todas sus estúpidas ilusiones se fueron a la basura cuando vio como Milena asesinaba a aquella niña sin misericordia, saciando su sed de sangre humana aun cuando debido a las circunstancias de su conversión no le era necesaria, él no la había amado antes, pero durante esos dos años habían compartido muchas cosas y él la apreciaba y la soportaba en sus peores momentos, y el que compartieran la cama indudablemente no era cualquier cosa, pero con ella nunca había existido nada más allá del deseo de ayudarla en su nueva vida y la lujuria que nació entre ellos, pero eso nunca fue suficiente, y el descubrir realmente quien era ella mato lo único que los unía.

Habiendo recogido lo que necesitaría Cam salió de la casa y condujo hasta la de Axel, Cam estaba enojada, ella pensaba que él era un mentiroso, había dicho que ella misma había visto como convertía a Milena, Nico entendía su reacción, como podía Cam dudar de lo que ella misma había visto, pero esperaba que una vez que le contara lo que paso ella pudiera ver las cosas como realmente eran y darse cuenta que él no mintió, ahora lo importante era lograr que ella lo escuchara.

Cam por su parte después de haber dormido poco tiempo estaba despierta sentada sobre la cama sintiéndose un poco mejor, aunque aún no lo suficiente, se recriminaba así misma por como se había comportado, después de todo Axel no estaba equivocado al decirle que se estaba portando como una niña berrinchuda, se sentía tan mal de haber tratado tan duramente a Nico, si puede que tuviera razones pero aún así la persona que se había comportado así no se parecía a ella y odiaba que el enojo la transformara de esa manera, esta vez daría la oportunidad de hablar a Nico aunque no se hacia esperanzas de que eso cambiara algo.

Minutos después mientras estaba aún deambulando en sus pensamientos, totalmente absorta en ellos, sintió la presencia de alguien más y girándose vio a Nico parado en la puerta mirándola fijamente sosteniendo un bolso, un bolso que le pertenecía a ella, ahora sabía adonde había ido Nico y eso le encogía el corazón, como era posible de que después de tratarlo tan ásperamente él se hubiera tomado la molestia de traerle ropa, ella se había preguntado que diablos se iba a poner si su ropa interior debía estar mojada y ponerse la ropa que había llevado antes sin nada abajo era una idea nada atractiva, decidiéndose a hablar dijo precipitadamente y sin mirarlo –lo siento, no debí comportarme como lo hice-

Lo vio por el rabillo del ojo acercarse y llegar hasta la cama donde coloco el bolso y comenzó a sacar lo que había traído y si había ropa interior allí, gracias por eso pensó, él sin decir nada quito la sabana que la cubría y se acerco para moverla dejándola sentada en el filo de la cama, mientras decía –lo entiendo, no son necesarias disculpas, ven déjame ayudarte-

Ella lo miró atónita mientras tomaba sus bragas y se agachaba para meterlas por sus pies, ¿como podía ser un mentiroso tan tierno y atento? podía estar tan enojada que quería golpearlo pero verlo hacer esto por ella le derretía el corazón y todo el amor que sentía por él la incitaba a olvidar todo y simplemente arrojarse en sus brazos y saborear esos labios que la hacían perder la razón, claro que aún cuando decidirá hacer esa locura no tenia fuerzas para hacerlo, se sentía mejor pero la debilidad seguía presente y era frustrante.

Cuando las bragas estaban a mitad de sus muslos él la tomo por la cintura y la puso de pie sosteniéndola completamente en el aire con uno de sus brazos mientras con el otro se las ingeniaba para colocar la ropa interior en su lugar después la sentó nuevamente y le quito la camisa de Axel que tenia puesta, no puedo evitar sonrojarse al quedar con sus pechos expuestos frente a él, no que fuera la primera vez que él los viera, pero la reacción era inevitable, y el que Nico no dejara de mirarlos no ayudaba a que el sonrojo desapareciera, mientras el le ponía el sostén los pequeños roces de sus manos sobre su piel la hicieron estremecer, él lo noto y solamente mascullo –lo siento- como si fuera su culpa pensó ella, Nico no tenía la culpa de que ella reaccionara de esa manera ante la mínima caricia aunque esta no fuera intencionada, ¿Cómo podía desear que el la acariciaba intencionalmente cuando se sentía tan engañada?

Él termino de vestirla poniéndole un pants y una camisa, la coloco en la posición que la había encontrado y ella lo vio moverse a través del cuarto recogiendo sus demás cosas y guardándolas en el bolso, incluida su ropa intima que había ido a recoger en el baño, cuando lo vio cerrar el bolso tomo valor y dijo –me gustaría escucharte, saber lo que me querías explicar, si todavía quieres hacerlo-

El se acerco se sentó a su lado en la cama y tomando su mano entre las suyas dijo –quiero y lo necesito-

-Te escucho- le dijo ella dejando su mano entre las de él.

-Hace 4 años recién hospedado en un hotel en España me estaba quedando dormido cuando escuche una quejidos, al principio los ignore pero continuaron y cada vez parecía que quien sea que se quejaba estaba sufriendo mucho así que después de 1 hora de que no cesaran seguí el sonido hasta llegar a una de las habitaciones cercana a la mía, dentro de ella se escuchaban los quejidos, pero ningún corazón latiendo, eso fue demasiado extraño, porque aún los vampiros tienen corazón claro que la frecuencia cardiaca es distinta, no entendiendo como alguien podría estarse quejando de esa manera sin que su corazón latiera entre a la habitación y sobre la cama estaba una mujer prácticamente desnuda, sudando y estremeciéndose mientras quejidos de puro dolor retumbaban en la habitación pero su corazón no estaba latiendo, esa mujer era Milena-

Cam escuchaba atentamente mientras las imágenes que ella había visto se reproducían en su cabeza, sin darse cuenta estaba clavando sus uñas en una de las manos de Nico él le hizo notarlo y ella susurro –lo siento-

-¿estas bien?- pregunto él.

-Si, continua-

-Para ese momento ya estaba sospechando lo que estaba pasando, nunca lo había visto por mi mismo pero me habían contado, según mis sospechas ella estaba en la etapa final de su conversión-

Cuando Cam escucho eso no pudo evitar emitir un grito ahogado y se giro a mirarlo con la duda en su expresión, entonces dijo apresuradamente -¿Cómo que en la parte final de su conversión? Yo te vi mordiéndola, te vi también dejándola beber de ti, te vi convirtiéndola y…- reteniendo la respiración dijo – te vi teniendo…-

-Shhh- dijo Nico poniendo su dedo índice sobre sus labios no te atormentes con eso déjame terminar-

Ella se limito a asentir, no creyendo posible no atormentarse cuando no podía dejar de ver esas malditas imágenes una y otra vez.

-Me acerque y en su cuello estaban las incisiones de un vampiro que, obviamente yo no, la había mordido y no solo para alimentarse si no para convertirla, la incisión no estaba cerrada lo que era un indicativo mas en mis sospechas ya que cuando se convierte a alguien no se cierra la herida hasta que la transformación esta completa y se cierra por si sola, supe que estaba en la etapa final de la conversión por que su corazón no latía y por la condiciones en que la encontré, era evidente, tal y como me lo habían descrito- negando con la cabeza Nico dijo -en realidad peor que como me lo habían descrito ya que ella tenia horas necesitando la sangre del vampiro que la había mordido y filtrado en su cuerpo la nitrina, la etapa final de la conversión es beber la sangre del vampiro pero quien quiera que la había convertido no estaba por ninguna parte, estuve esperando que apareciera porque de no hacerlo esa chica iba a morir, si la conversión no se completa la persona muere, espere casi una hora y el vampiro no apareció desesperado por la situación llame a una de mis amigos con mucho mas experiencia en conversiones que yo, cuando le explique la situación me dijo que había una manera de salvar a la chica y terminar su sufriendo- Nico se giro y se miraron fijamente mientras seguía –me dijo que tenia que morderla sin filtrar nitrina en su cuerpo solo para tener un poco de su sangre en mi organismo y así cuando yo le diera mi sangre en ella iría un poco de la composición sanguínea del vampiro que la convirtió y eso teóricamente tendría que ser suficiente para salvarla, aunque no podría vivir como los vampiros normales, ella estaría obligada a subsistir de la sangre de otro vampiro, no necesitaría sangre humana, mi amigo me dijo que era mi elección si dejarla morir o salvarla-

-y la salvaste- interrumpió Cam.

-Si, lo hice, dude pero verla sufrir tanto me partía el corazón no podía concebir como una vampiro podría dejarla así sabiendo que lo necesitaría, condenándola a morir lenta y dolorosamente, lo hice- el tomo aliento y siguió –yo no la convertí solo le salve la vida, complete la transformación pero solo porque al morderla en mi sangre se mezclo la nitrina de el vampiro que lo hizo, yo solo fui el medio-

Un instante de silencio se alargo entre los dos, Cam había dejado de mirarlo y razonaba todo lo que acababa de escuchar.

Nico desesperado pregunto -¿me crees? Tienes que hacerlo te digo la verdad, si tienes dudas puedo hacer que hables con mi amigo o maldita sea hasta ir por Milena para que te diga la verdad, yo te amo no te mentí, yo nunca he convertido a nadie, esto tarde o temprano te lo hubiera contado pero si somos realistas hace a penas poco tiempo nos conocemos, todo ha pasado tan rápido y en circunstancias difíciles no hemos tenido oportunidad de entrar en detalles como estos, mi vida es larga, muy larga a comparación de la tuya, en este poco tiempo de conocerte no puedo resumirlo todo, pero ten por seguro que no te he mentido-

Cam le creía, diablos que le creía, su corazón le decía que era sincero y todo encajaba con lo que ella había visto, Nico mordiéndola y después ella bebiendo de él pero siempre inconsciente hasta haber bebido y vuelto a la vida, solo que ella no había visto lo que paso antes, Nico no había mentido, ‘mi novio no me engaño’ grito mentalmente y volviéndose a hacerle frente dijo –te creo, cielos te creo- y lo abrazo, él la abrazo también.

Cam le creía y eso era todo lo que le importaba, pensó Nico, ya se preocuparía después por Milena y sus amenazas.

Cam se sentía tan feliz de saber que al final Nico no convirtió a Milena, por lo menos no técnicamente, solo la salvo, pero aun así estando abrazada con él no pudo alejar esas imágenes y sentir como los celos la carcomían por dentro, él había bebido de Milena, ella de él, habían tenido sexo, ¿que mas historia habría detrás de ello? ¿La había amado Nico? ¿La amaba aún? Ella necesitaba saber más, necesitaba estar segura que Milena no significaba nada para él, solo estando segura de que ella no intervendría entre ellos podría sentirse tranquila, no podía borrar el pasado de Nico, no podía juzgarlo por ello tampoco, no podía permitir que las relaciones anteriores de Nico arruinaran la suya, y dolía tener en su mente esas imágenes de Nico compartiendo tanta intimidad con otra persona, pero era el pasado y así se tendría que quedar.

Y porque ella no quería ocultarle nada a Nico, que nada pudiera dañar su relación ni ser malentendido, y era mejor tener las cosas claras, aún en sus brazos dijo –Cuando te fuiste… Axel me beso-

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario