Menu Principal

5 feb. 2011

Capítulo 23 de Indecisión

Casi dos horas después Cam estaba dando vueltas en la cama incapaz de dormirse cuando Nico llego.

—¿Que haces todavía despierta? —le preguntó mientras se acercaba a la cama y se sentaba a su lado—. Te dije que no me esperaras.

Cam esbozo una sonrisa. —Y yo te dije que te iba a esperar.

—No tenías que —dijo el quitándose la chaqueta—, deberías estar descansando, mañana es día de escuela.

Ella se sentó y al hacerlo la sabana se deslizo de su cuerpo por lo que Nico pudo tener un vistazo de lo que vestía Cam.

Él la admiró descaradamente. —Wow —fue todo lo que pudo decir.

Cam se puso de rodillas sobre la cama, llevando nada más que un pequeño baby doll negro.

—No sabía que tenías uno de estos —dijo Nico tomándola por la cintura cuando se acerco más a él de manera que sus pechos quedaban frente a su cara.

—Lo compre hace tiempo, después de que lo hicimos por primera vez pero nunca me había animado a ponérmelo, me daba un poco de pena —confesó.

Nico sonrió acariciando sus caderas con sus pulgares mientras la sostenía. —¿Es decir que no te da pena que te vea desnuda pero si ponerte esto?

Cam asintió.

Nico rió. —Te ves… —negó con la cabeza— hermosa, más que hermosa, sexy, tan ah… diablos mira —dijo bajando la mirada hasta su bragueta.

Cam siguió su mirada y vio su miembro muy despierto oprimiéndose contra la tela del pantalón.

Ella llevó sus manos temblorosas hasta su cinturón y comenzó a desabrocharlo. —Creo que necesita espacio —dijo mientras lo hacía.

Nico susurró: —Creo que te necesita a ti.

Cam lo miró a los ojos mientras continuaba desabrochando su pantalón.

—Y yo lo necesito a él —dijo inclinándose hacia Nico.

Sus labios se encontraron mientras Cam seguía trabajando con su pantalón y Nico acariciaba sus caderas.

Pronto estuvieron inmersos en caricias, Nico sólo en bóxers y Cam intacta, tampoco es que fuera mucho lo que la estaba cubriendo.

Ambos estaban de rodillas sobre la cama, Nico bajó sus labios por el cuello de Cam hasta llegar a sus pechos, los cuales besó sobre la delgada y transparente tela del baby doll, después humedeció la tela sobre el pezón erguido y la punta de su lengua jugó con el, luego su boca se cerro sobre el succionando hasta que Cam se estremeció y gimió arqueando su espalda hacia el.

—Creo que es hora de deshacernos de el —jadeó Nico empezando a quitarle el baby doll.

Cam gimió en acuerdo.

Nico besó cada parte de su cuerpo cuando ambos estuvieron completamente desnudos.

Cam lo necesitaba más que nunca, no sabía que podía pasar en unas horas cuando se encontrara con Damián, no tenía idea de que le esperaba, ni siquiera sabía si saldría viva de ese encuentro, por eso había querido este momento, por eso lo estaba disfrutando como si fuera la ultima vez y por eso cuando Nico entró en su cuerpo le dijo: —Te amo, te amo más que a nada, nunca lo olvides.

Y cada vez que se corrió durante esa noche se lo repitió.

***

Esa mañana cuando sonó el despertador Cam ya estaba despierta pensando en lo que tenía que hacer, no había dormido mucho, Nico y ella habían pasado horas entre besos y caricias, haciendo el amor hasta que sus cuerpos estuvieron cansados.

Nico se había ido hace un par de horas a su cuarto por si acaso la mamá de Cam se pasaba por su habitación temprano, Cam se había reído ante eso.

Le costaba creer que su mamá no se hubiera dado cuenta de lo que había pasado con todos los sonidos que Nico y ella habían hecho, pero no le importaba, esa podría haber sido su última noche con Nico y no le importaba si todo el vecindario la había escuchado gemir.

Y bueno si su mamá se hubiera dado cuenta ya tendría que haber venido a decirle algo o en su momento a interrumpirlos así que quizás había estado tan dormida que no había escuchado nada, eso esperaba porque a pesar de que no se arrepentía no quería que su mamá pensara que no la respetaba.

En cuanto a Melissa… Cam sinceramente esperaba que hubiera estado profundamente dormida, no tendría cara para verla si ella había escuchado.

Se levantó de la cama y con un escalofrío poniéndole la piel de gallina abrió su closet y saco el vestido y la tanga que Damián le había mandado, saco también su abrigo negro, el cual se pondría encima.

Se bañó y vistió rápidamente esperando poder salir de la casa antes de que Nico despertara, aunque eso la dejara con un par de horas libres.

Cuando estuvo lista escribió una nota para Nico, la dejo sobre su mesita de noche y salió de su habitación.

Pasó por la habitación de Melissa y escuchó ruidos en el interior pero no podía despedirse de ella, tenía que irse antes de que Nico despertara porque de lo contrario seria mucho más difícil librarse de él o quien quiera que fuera a hacer de su guardaespaldas hoy.

Al pasar por la habitación de su mamá no escuchó ruidos, quizás aún estuviera durmiendo ya que ayer trabajo hasta tarde.

Bajó las escaleras cuidándose de no hacer demasiado ruido, Nico tenía un súper oído y si despertaba la escucharía, por lo cuál rogaba que siguiera dormido.

Abajo la casa estaba en silencio, dejo sobre el mostrador de la cocina una nota diciéndole a su mamá que tuvo que salir a encargarse de algunos asuntos, que no se preocupara y que la disculpara con Melissa por irse sin avisarle, no podía decirles más.

Abrió sigilosamente la puerta y salió a toda prisa siempre cuidadosa de no hacer demasiado ruido.

Cuando estuvo en la acera respiró profundo creyendo que lo había logrado, a pesar de que sabía que iba hacia el peligro no pudo evitar sentirse satisfecha por lograr salir sin que nadie se diera cuenta, teniendo en cuenta los sentidos agudizados de Nico.

Empezó a caminar ya no sintiéndose tan nerviosa. Cuando dio vuelta a la esquina un auto se acercó a la acera y avanzó junto a ella.

—¿A dónde crees que vas?

Giró su cabeza y casi cae de bruces al ver que era el coche de Nico, con Nico dentro.

Cam se detuvo sabiendo que no podía hacer otra cosa, si corría Nico fácilmente la alcanzaría.

Él se veía desconcertado pero no enojado, así que Cam contaba con que el que él estuviera aquí se debiera a que la había escuchado o visto pero no a que había leído la nota que le dejo.

Nico bajó del coche y fue hacia ella.

—¿A dónde vas Cam? ¿Por qué saliste de la casa sola? ¿Acaso no quedo claro que no puedes salir sola?

—No me hables así —Cam habló entre dientes.

—Y como quieres que te hable cuando te portas como una niña desobediente, ya había quedado claro que no puedes salir de la casa sola, no puedo creer que te aprovecharas que no estaba para hacerlo.

—¿Dónde estabas?

—Tuve que ir por provisiones.

—¿Provisiones?

Nico arqueó las cejas.

—¿Sangre? —preguntó Cam.

Nico asintió.

Cam de pronto se sintió muy molesta, no quería que Nico bebiera otra sangre que no fuera la suya. Mientras hacían el amor él le había mordisqueado el cuello y Cam habría jurado que quería morderla pero él no lo hizo y Cam pensó que sería porque no tenía sed, pero si esta mañana había salido tan temprano a conseguir sus provisiones quería decir que si lo había necesitado y no había tomado de ella.

—¿Por qué no tomaste de mi si lo necesitabas? —preguntó cruzando sus brazos.

—Quería, pero no puedo beber tan constantemente de ti lo sabes, eso te debilita y sabes que cada vez que bebo tu sangre me estas transmitiendo algo de tus habilidades.

—A mí no me importa que bebas de mí cada vez que lo necesites, puedo fortalecerme a mi misma si me siento débil, lo sabes, y mucho menos me importa si te transmito habilidades.

—¡Pero a mi si!

Cam lo miró enfurruñada. —¿Quieres decir que para ti es un inconveniente que te transmita algún tipo de habilidad?

—No quise decir eso —dijo él negando con la cabeza.

—Es justo lo que dijiste —dijo ella.

—Cam…

—Déjalo —dijo ella interrumpiéndolo.

—No —dijo acercándose y tomándolo por lo hombros—. No es un inconveniente, ninguna sangre es tan deliciosa como la tuya, pero no es fácil acostumbrarme a tener habilidades nuevas, es sólo eso, el que no beba tan constantemente de ti se debe más a que me preocupa que te debilite y si, se que tienes la habilidad para curarte a ti misma pero de todos modos me preocupo por ti.

Cam sonrió. —Está bien. Lo entiendo. —Y realmente lo hacía, tampoco para ella había sido fácil vivir teniendo habilidades especiales y Nico siendo vampiro ya tenia su dosis de cosas especiales.

Nico le dio un rápido beso y dijo: —Y… ¿A dónde ibas?

—Necesito comprar cosas de mujeres.

Nico frunció el ceño. —¿Cosas de mujeres? Pero anoche no estabas…

—Lo se, pero soy muy regular y hoy debería pasar ya sabes y no estoy preparada.

Nico frunció más el ceño. —Pero recuerdo que apenas hace poco…

—Bueno tú si que estas en todo, ¿cierto?

—Pues en eso si, si implica que durante esos días no podemos estar juntos.

—Vale mentí, es que tengo que comprar pastillas, se terminaron.

—¿Y tiene que ser ahora?

—Si, no podía dormir de todos modos.

—¿Sigues preocupada por Axel?

Cam se mordió el labio y asintió.

—Iré a buscarlo y si es necesario entrare a su casa para ver si puedo averiguar algo, ¿está bien?

—Eso estaría bien —dijo ella.

—Bien entonces apenas llegué alguno de los chicos a cuidarte lo haré. ¿Entonces vamos por esas pastillas que tanto urgen?

—Si y de allí me llevas a la escuela.

Cam no podía volver a la casa y correr el riesgo de que Nico leyera su nota y mucho menos tener que quitarse su abrigo y que viera lo que estaba usando, tendría que estar con el y cuando la dejara en la universidad con alguien más cuidándola aplicaría el plan B.

***

Sorry por tardar tanto en subir, espero les guste =)

1 Mordisquitos:

Anónimo dijo...

estuvo genial, muero por el próximo cap.
graciasssssssss........................

Publicar un comentario