Menu Principal

27 ene. 2010

Capítulo 26 de Percances

-Ma…má- logro al fin decir Cam, no entendía lo que estaba pasando o quizá era que no quería entender.
-Cam oh dios mío por favor déjame explicarte- dijo Nora cruzando sus brazos para cubrirse un poco.
-No, no, no, estoy soñando esto no puede ser posible, tu no puedes estar aquí así- dijo Cam.
En el momento que Nora iba a decir algo Augusto apareció atrás de ella, Cam se encontró con su mirada y sintió ganas de gritar como podía estar pasando esto, Augusto traía solamente unos vaqueros desabrochados.
-¿Qué diablos es esto?- explotó Cam, tratando de negarse a aceptar lo obvio.
Mientras bajaba las escaleras Nora dijo –Vamos a la cocina y hablemos tu y yo solas-
-No- respondió automáticamente Cam. –Quiero que me lo expliques aquí-
-Cam por favor- suplico Nora –hagamos esto a solas por favor-
-Te avergüenza que mi novio se de cuenta que te estas acostando con su amigo que por cierto es muchos años menor que tu, porque si es eso ya es tarde-
-¡Camile!- esta vez fue Agusto quien hablo – ¡Respeta a tu madre!-
-Yo no le estoy faltando el respeto a mi madre ella se lo falto a si misma en el momento en que se acostó contigo- replico Cam.
-Agusto deja que yo arregle esto con mi hija- dijo Nora que no tenia idea que Cam también era hija de Augusto. –Necesitamos hablar, cálmate y vamos a la cocina-
-No necesitamos hablar de nada, todo esta muy claro, no soy estúpida-
Nico acercándose la tomo del brazo y cuando ella lo miro dijo –Ve con tu mamá y hablen de esto-
Cam tan molesta como se sentía se deshizo de su agarre –Lo sabías- no era una pregunta sino una afirmación –por eso insististe en que no entráramos, sabías que Augusto estaba con mi madre, no con cualquiera sino con ella-
-Cam- dijo Nico –habla con tu madre y después hablaremos nosotros-
-¿Desde cuando?- pregunto ella, lo que los demás no tenían claro es a quien le preguntaba.
-¿desde cuando qué?- preguntó Nico.
-¿desde cuando se están acostando?- pregunto Cam dirigiéndose a Augusto y su mamá –y ¿desde cuando tú lo sabes?- pregunto esta vez dirigiéndose a Nico.
-Cam responderé tus preguntas cuando vayas a la cocina conmigo- dijo Nora.
Cam ignorándola miro a Augusto y repitió -¿Desde cuando?-
-Hace una semana- respondió Augusto considerando que le debía un poco de sinceridad a su hija.
Cam agacho la cabeza y trato de poner en orden sus pensamientos, de pronto muchas cosas cobraron sentido como el hecho de que su mamá estuviera llegando tarde, esa felicidad que irradiaba, ese algo distinto que ella había notado, pero en todo ese tiempo nunca imagino que se debía a que su mamá estuviera teniendo relaciones nada mas y nada menos que con su padre sobretodo tomando en cuenta que Augusto era físicamente menor aunque realmente era mayor, 5 años mayor, pero a la vista de cualquiera su mamá era por lo menos 10 años mayor que Augusto, en realidad eran 13 pero bien podrían parecer solo 10, su mamá solo tenia 36 años y se veía increíble, joven y hermosa, y tenia derecho a enamorarse, a ser feliz, en toda su vida Cam no le había conocido ningún novio, rara vez salía a divertirse pues solo se dedicaba a ella y a su trabajo, pero ahora que veía esto, que descubría que su mamá acababa de tener relaciones con su papá, no era fácil, tantas deducciones le hacían doler la cabeza, Augusto siempre parecería de 23 años, era un vampiro, que bien podría vivir una eternidad o por lo menos muchísimos años, y mas temprano que tarde tendría que dejar a su mamá y si ella se enamoraba saldría lastimada, Cam no quería eso, quería gritarle a Augusto por hacer esto, por permitir que pasará esto, ya las había dejado hace casi 19 años, había dejado a su mamá embarazada de ella y eso le había causado tanto dolor a ambas que Cam no podría soportar ver a su mamá pasando por eso, en aquella época ella había estado en el vientre de su madre y no había tenido que verlo pero en su niñez muchas veces vio a su mamá perdida en sus pensamientos con tanta tristeza en su rostro que Cam como la niña que era no sabía que hacer para cambiarlo, si Nora supiera que el hombre con que se acababa de acostar era el mismo que la había embarazado y abandonado no estaría feliz, para Nora aquel hombre tenia otro rostro y otro nombre debido a la capacidad de Augusto que había usado para cambiar todo eso en su mente, si bien Augusto se había ido porque lo consideraba lo mejor ya que lo habían convertido eso no les había evitado dolor ni a Nora ni a Cam, sin embargo Cam ahora sabía la verdad, sabía que a pesar de todo tenia un padre que la amaba, pero en cambio Nora no tenia ni idea y cuando Augusto tuviera que dejarla ya no seria un abandono si no dos, dos heridas en su corazón, y eso era lo que Cam no quería que pasará, si bien la diferencia de edad era algo no muy fácil de asimilar era lo de menos, lo que no soportaba es que su mamá ignorara con quien se estaba acostando, odiaba que Augusto la engañara de esa manera, le dolía saber que su mamá saldría lastimada, porque así sería, su mamá no se acostaba con nadie solo por ganas si lo había hecho debía ser porque sentía algo por él.
La cabeza de Cam parecía que iba a explotar, tantas deducciones y tantos pensamientos la estaban torturando, tenía que salir de aquí, necesitaba estar sola, necesitaba asimilar todo, tenía que irse.
-necesito pensar, necesito estar sola- dijo Cam en voz baja y luego salió corriendo.
-¡Cam no te vayas!- grito Nora que sin importarle como estaba vestida iba a ir tras ella pero Augusto la sostuvo del brazo.
-Déjala, dale tiempo- susurro Augusto.
Nico por su parte salió corriendo tras ella, lo que le sorprendió es que Cam no había corrido hacia el coche si no calle abajo, corrió tras de ella y gracias a su velocidad como vampiro rápidamente la alcanzo y se puso delante de ella evitando que se fuera.
-Cam regresa al coche, vamos a casa- le dijo Nico que viendo que estaba llorando extendió su mano para limpiar sus lágrimas.
-¿Desde cuando lo sabias tú?- fue la única respuesta de Cam.
-Cam…-
-¿Desde cuando?- repitió Cam.
-Hace algunos días- respondió Nico.
-¿Cómo lo supiste? ¿Augusto te lo dijo? ¿Por qué no me lo dijiste?-
-No me lo dijo Augusto, hace 4 días cuando iba del movimiento a la casa pase por aquí para recoger algunas cosas que necesitaba, cuando llegue vi el coche de tu madre lo cual me pareció extraño por supuesto y cuando me acerque para entrar escucho sonidos y entonces lo supe- dijo Nico encogiéndose de hombros.
-¿Por qué no me lo dijiste?- pregunto Cam.
-Porque no me correspondía hacerlo- fue la respuesta de Nico.
Tal y como Cam lo había pensado, Nico lo sabía y no se lo había dicho, ella no sabía como sentirse respecto a eso.
-Necesito pensar, necesito estar alejada de todos, necesito estar sola- dijo ella.
-Lo siento, sé que hubieras deseado que te lo dijera pero no me correspondía- dijo Nico –no me alejes, no ahora-
-Necesito poner en orden mi cabeza y mis sentimientos y para hacerlo necesito estar alejada de ustedes-
-¿A dónde piensas ir?- pregunto Nico –ni siquiera tienes tu bolsa contigo-
-Me las arreglare- dijo Cam, en el momento que lo decía pasaba un taxi y ella lo detuvo.
-Cam yo te llevo a donde quieras y te dejo sola si eso es lo que quieres- dijo Nico.
Cam alejándose de él para llegar al taxi dijo –necesito esta noche, mañana hablamos-
Y así Nico la vio irse sin poder hacer nada para impedirlo y eso lo hizo sentir fatal.
Regreso a su coche y decidió entrar a la casa, cuando lo hizo Nora pregunto exaltada -¿Dónde esta Cam?-
-No pude detenerla- respondió Nico –quería estar sola-
-¿Pero a donde se fue?- pregunto angustiada Nora.
-No tengo idea, pero no te preocupes estará bien- eso quería creer él.
-¿Pero donde dormirá? ¿Cuándo volverá?-
-No se, quizás con alguna amiga, pienso que mañana volverá- dijo Nico.
-Vamos tranquilízate Nora- dijo Augusto –Cam estará bien solo necesita asimilar todo esto-
Nora asintió, se sentía tan mal, había decepcionado a su hija.
Por su parte en el taxi, Cam se debatió entre dos lugares a los cuales ir, después de pensarlo descarto a Alejandro que seguramente debía tener a Milena pegada y si había alguien que no quería ver ahora era a Milena, en estos momentos hubiera querido estar con su mejor amigo y poder desahogarse en sus brazos pero últimamente acercarse a su mejor amigo era imposible así que le dijo al taxista la dirección de su otra opción, esperando no causar una molestia.

0 Mordisquitos:

Publicar un comentario