Menu Principal

30 ene. 2010

Premios de El blog Productos de mis desvarios graciasss¡¡¡¡¡¡¡

 

Premio "Totally Captivated"
1- Agradece al blog que te ha otorgado este premio:
Gracias a Tamora de el producto de mis desvarios, sos la mejor
2- Tu blog nos deja totalmente cautivados y para ello te esfuerzas bastante
¿Qué actividad del cole, trabajo, etc. importante has dejado a un lado en algunos momentos para mantener informados a tus seguidores?
ummm ahora dejar de trabajar 1 mes para terminar mi novela y empezar Heart ice
3- ¿Recuerdas qué o quieé fue que te motivo a crear el blog?
Una amigas del foro de Purple Rose

Premio "Compasión"
 
1- Confiesa....¿Alguna vez caiste bajo las redes de un hombre solo por pena?
yoo quien yo no hasta ahora mm aunque caeria sin remedio ante Jericho Barrons o Eithan Peck

Premio "Tu blog me hechiza"
  
1.- Agradecer al blog que te lo otorgo
a Tamora gracias amis
2.-Menciona tres de tus libros favoritos:
-Saga vampire academy
-saga Fever de Karen Marie Morning
-y Acheron de cazadores oscuros
3.-Team edward o Team jacob ?
Team edward
4.-Menciona 5 de tus bandas favoritas:
-likin park
-paramore
-simple plan
-tokio hotel
-barlow girls
5.- Contesta con sinceridad, ¿preferirias estar con alguien por amor o por su dinero?
Por amor

Premio "Cazadores de sombras y libros" 
 

1. ¿ Cuál sería tu sueño?
tengo tantos que no se cual poner
2. ¿Cómo seria tu chico e amor ideal?
mmmmm romantico o misterioso
3. ¿Quiién es tu mejor amiiga en el mundo del blog que puedas compartiir tu imaginaciión?
Tengo tantassss con cualllll
4. ¿Crees que la imaginaciion puede vencer a la inteligenciia?
no ni en sueñosss

para mis amigas  les dejos estos premios
http://oscuroyseductorromance.blogspot.com/
http://elclubdelasexcomulgadas.blogspot.com/
http://raniecilla.blogspot.com/
http://lokurasenlasestrellasylaluna.blogspot.com/

27 ene. 2010

Capítulo 26 de Percances

-Ma…má- logro al fin decir Cam, no entendía lo que estaba pasando o quizá era que no quería entender.
-Cam oh dios mío por favor déjame explicarte- dijo Nora cruzando sus brazos para cubrirse un poco.
-No, no, no, estoy soñando esto no puede ser posible, tu no puedes estar aquí así- dijo Cam.
En el momento que Nora iba a decir algo Augusto apareció atrás de ella, Cam se encontró con su mirada y sintió ganas de gritar como podía estar pasando esto, Augusto traía solamente unos vaqueros desabrochados.
-¿Qué diablos es esto?- explotó Cam, tratando de negarse a aceptar lo obvio.
Mientras bajaba las escaleras Nora dijo –Vamos a la cocina y hablemos tu y yo solas-
-No- respondió automáticamente Cam. –Quiero que me lo expliques aquí-
-Cam por favor- suplico Nora –hagamos esto a solas por favor-
-Te avergüenza que mi novio se de cuenta que te estas acostando con su amigo que por cierto es muchos años menor que tu, porque si es eso ya es tarde-
-¡Camile!- esta vez fue Agusto quien hablo – ¡Respeta a tu madre!-
-Yo no le estoy faltando el respeto a mi madre ella se lo falto a si misma en el momento en que se acostó contigo- replico Cam.
-Agusto deja que yo arregle esto con mi hija- dijo Nora que no tenia idea que Cam también era hija de Augusto. –Necesitamos hablar, cálmate y vamos a la cocina-
-No necesitamos hablar de nada, todo esta muy claro, no soy estúpida-
Nico acercándose la tomo del brazo y cuando ella lo miro dijo –Ve con tu mamá y hablen de esto-
Cam tan molesta como se sentía se deshizo de su agarre –Lo sabías- no era una pregunta sino una afirmación –por eso insististe en que no entráramos, sabías que Augusto estaba con mi madre, no con cualquiera sino con ella-
-Cam- dijo Nico –habla con tu madre y después hablaremos nosotros-
-¿Desde cuando?- pregunto ella, lo que los demás no tenían claro es a quien le preguntaba.
-¿desde cuando qué?- preguntó Nico.
-¿desde cuando se están acostando?- pregunto Cam dirigiéndose a Augusto y su mamá –y ¿desde cuando tú lo sabes?- pregunto esta vez dirigiéndose a Nico.
-Cam responderé tus preguntas cuando vayas a la cocina conmigo- dijo Nora.
Cam ignorándola miro a Augusto y repitió -¿Desde cuando?-
-Hace una semana- respondió Augusto considerando que le debía un poco de sinceridad a su hija.
Cam agacho la cabeza y trato de poner en orden sus pensamientos, de pronto muchas cosas cobraron sentido como el hecho de que su mamá estuviera llegando tarde, esa felicidad que irradiaba, ese algo distinto que ella había notado, pero en todo ese tiempo nunca imagino que se debía a que su mamá estuviera teniendo relaciones nada mas y nada menos que con su padre sobretodo tomando en cuenta que Augusto era físicamente menor aunque realmente era mayor, 5 años mayor, pero a la vista de cualquiera su mamá era por lo menos 10 años mayor que Augusto, en realidad eran 13 pero bien podrían parecer solo 10, su mamá solo tenia 36 años y se veía increíble, joven y hermosa, y tenia derecho a enamorarse, a ser feliz, en toda su vida Cam no le había conocido ningún novio, rara vez salía a divertirse pues solo se dedicaba a ella y a su trabajo, pero ahora que veía esto, que descubría que su mamá acababa de tener relaciones con su papá, no era fácil, tantas deducciones le hacían doler la cabeza, Augusto siempre parecería de 23 años, era un vampiro, que bien podría vivir una eternidad o por lo menos muchísimos años, y mas temprano que tarde tendría que dejar a su mamá y si ella se enamoraba saldría lastimada, Cam no quería eso, quería gritarle a Augusto por hacer esto, por permitir que pasará esto, ya las había dejado hace casi 19 años, había dejado a su mamá embarazada de ella y eso le había causado tanto dolor a ambas que Cam no podría soportar ver a su mamá pasando por eso, en aquella época ella había estado en el vientre de su madre y no había tenido que verlo pero en su niñez muchas veces vio a su mamá perdida en sus pensamientos con tanta tristeza en su rostro que Cam como la niña que era no sabía que hacer para cambiarlo, si Nora supiera que el hombre con que se acababa de acostar era el mismo que la había embarazado y abandonado no estaría feliz, para Nora aquel hombre tenia otro rostro y otro nombre debido a la capacidad de Augusto que había usado para cambiar todo eso en su mente, si bien Augusto se había ido porque lo consideraba lo mejor ya que lo habían convertido eso no les había evitado dolor ni a Nora ni a Cam, sin embargo Cam ahora sabía la verdad, sabía que a pesar de todo tenia un padre que la amaba, pero en cambio Nora no tenia ni idea y cuando Augusto tuviera que dejarla ya no seria un abandono si no dos, dos heridas en su corazón, y eso era lo que Cam no quería que pasará, si bien la diferencia de edad era algo no muy fácil de asimilar era lo de menos, lo que no soportaba es que su mamá ignorara con quien se estaba acostando, odiaba que Augusto la engañara de esa manera, le dolía saber que su mamá saldría lastimada, porque así sería, su mamá no se acostaba con nadie solo por ganas si lo había hecho debía ser porque sentía algo por él.
La cabeza de Cam parecía que iba a explotar, tantas deducciones y tantos pensamientos la estaban torturando, tenía que salir de aquí, necesitaba estar sola, necesitaba asimilar todo, tenía que irse.
-necesito pensar, necesito estar sola- dijo Cam en voz baja y luego salió corriendo.
-¡Cam no te vayas!- grito Nora que sin importarle como estaba vestida iba a ir tras ella pero Augusto la sostuvo del brazo.
-Déjala, dale tiempo- susurro Augusto.
Nico por su parte salió corriendo tras ella, lo que le sorprendió es que Cam no había corrido hacia el coche si no calle abajo, corrió tras de ella y gracias a su velocidad como vampiro rápidamente la alcanzo y se puso delante de ella evitando que se fuera.
-Cam regresa al coche, vamos a casa- le dijo Nico que viendo que estaba llorando extendió su mano para limpiar sus lágrimas.
-¿Desde cuando lo sabias tú?- fue la única respuesta de Cam.
-Cam…-
-¿Desde cuando?- repitió Cam.
-Hace algunos días- respondió Nico.
-¿Cómo lo supiste? ¿Augusto te lo dijo? ¿Por qué no me lo dijiste?-
-No me lo dijo Augusto, hace 4 días cuando iba del movimiento a la casa pase por aquí para recoger algunas cosas que necesitaba, cuando llegue vi el coche de tu madre lo cual me pareció extraño por supuesto y cuando me acerque para entrar escucho sonidos y entonces lo supe- dijo Nico encogiéndose de hombros.
-¿Por qué no me lo dijiste?- pregunto Cam.
-Porque no me correspondía hacerlo- fue la respuesta de Nico.
Tal y como Cam lo había pensado, Nico lo sabía y no se lo había dicho, ella no sabía como sentirse respecto a eso.
-Necesito pensar, necesito estar alejada de todos, necesito estar sola- dijo ella.
-Lo siento, sé que hubieras deseado que te lo dijera pero no me correspondía- dijo Nico –no me alejes, no ahora-
-Necesito poner en orden mi cabeza y mis sentimientos y para hacerlo necesito estar alejada de ustedes-
-¿A dónde piensas ir?- pregunto Nico –ni siquiera tienes tu bolsa contigo-
-Me las arreglare- dijo Cam, en el momento que lo decía pasaba un taxi y ella lo detuvo.
-Cam yo te llevo a donde quieras y te dejo sola si eso es lo que quieres- dijo Nico.
Cam alejándose de él para llegar al taxi dijo –necesito esta noche, mañana hablamos-
Y así Nico la vio irse sin poder hacer nada para impedirlo y eso lo hizo sentir fatal.
Regreso a su coche y decidió entrar a la casa, cuando lo hizo Nora pregunto exaltada -¿Dónde esta Cam?-
-No pude detenerla- respondió Nico –quería estar sola-
-¿Pero a donde se fue?- pregunto angustiada Nora.
-No tengo idea, pero no te preocupes estará bien- eso quería creer él.
-¿Pero donde dormirá? ¿Cuándo volverá?-
-No se, quizás con alguna amiga, pienso que mañana volverá- dijo Nico.
-Vamos tranquilízate Nora- dijo Augusto –Cam estará bien solo necesita asimilar todo esto-
Nora asintió, se sentía tan mal, había decepcionado a su hija.
Por su parte en el taxi, Cam se debatió entre dos lugares a los cuales ir, después de pensarlo descarto a Alejandro que seguramente debía tener a Milena pegada y si había alguien que no quería ver ahora era a Milena, en estos momentos hubiera querido estar con su mejor amigo y poder desahogarse en sus brazos pero últimamente acercarse a su mejor amigo era imposible así que le dijo al taxista la dirección de su otra opción, esperando no causar una molestia.

20 ene. 2010

Capítulo 25 de Percances


Cam estaba tan nerviosa que seguramente el temblor que sentía a través de su cuerpo no era solo su imaginación, no tenia mucha idea de que hacer y oyendo a Nico gemir como lo hacia era obvio que no estaba en condiciones de guiarla, pero el que él estuviera así debía ser una señal que no lo estaba haciendo tan mal, tratando de alejar el nerviosismo y esa pizca de pudor que la reprendía por estar haciendo lo que estaba haciendo cerro sus ojos y dejo que su boca y su lengua se movieran con confianza, seguidas solo por el instinto, esto sin duda era extraño pensó dentro de si, lo que estaba haciendo la inquietaba tanto que sin poder evitarlo empezó a reírse nerviosamente aun con la boca ocupada.

Nico no fue ajeno a que Cam estaba riendo, definitivamente estaba demasiado excitado y ensimismado en lo que estaba sintiendo, pero la manera en que la boca de Cam vibraba al reírse con cierta parte de su cuerpo dentro de ella no podía ser pasado por alto, no cuanto se sentía de esa manera, diablos el no quería venirse en su boca.

-amor- logro decir Nico –deja de reír que tu boca vibrando así me esta matando-

Cam miro hacia arriba, para poder verlo, con sus ojos muy abiertos debido a lo que Nico acababa de decir, cuando comprendió fue inevitable y rió más, cuando lo escucho maldecir se contuvo de reír y continuo, unos instantes después sintió a Nico temblar entonces él grito –oh para, para, para- y antes de que ella pudiera reaccionar él se alejo, dejando su boca vacía, ella agacho su mirada y susurro –lo siento ¿te lastime? Cielos soy una estúpida ¡perdón!-

Nico sin responder la levanto y cuando sus miradas se encontraron respondió –no es eso, créeme cuanto te dijo que lo que acaba de pasar oh Cam estuvo increíble ni siquiera te lo puedo explicar, solo que estaba por venirme pero no quería hacerlo en tu boca- concluyó al tiempo de empezar a acariciarla y besar su cuello llevándola contra los azulejos.

-¿Por qué no?- pregunto Cam en medio de un gemido.

-Porque no quiero rebajarte a ello y porque quiero terminar aquí- respondió mientras levantaba una de sus piernas y puntualizaba con su miembro la entrada del lugar donde planeaba terminar, Cam ya estaba lista, completamente húmeda para recibirlo y eso sin duda lo enloquecía.

-oh eso suena muy bien- dijo ella sintiendo el centro de su cuerpo palpitante.

-si ya lo creo que si- dijo levantando su cara para mirarla y rozo su nariz permaneciendo así –suelo tener buenas ideas…- siguió diciendo a mitad de un jadeo cuando empujo su miembro en la entrada del lugar donde quería estar, empezando a penetrar –a veces- termino empujando un poco más.

La respuesta de Cam fue un gran gemido que dejaba claro cuan de acuerdo podía estar.

Hacer el amor en la ducha, de pie y contra la pared sin lugar a dudas fue espectacular, los dos lo disfrutaron y se dejaron envolver por el placer hasta no poder más, después pidieron la cena en su habitación pues estaban demasiado cansados para bajar, esa noche durmieron plácidamente, no podía ser de otra forma después de amarse con tal intensidad.

Al día siguiente, el sábado, desde muy temprano al despertar se volvieron a amar, si las semanas de abstinencia cobraban su factura, pero ninguno de ellos se quejo todo lo contrario parecían querer siempre más.

Cam le dijo a Nico esa mañana mientras tomaban el sol recostados en la arena que quería volver esa tarde a la ciudad, Nico no pareció contento ante la sugerencia, los planes eran quedarse hasta el día siguiente pero tras haber dicho que la convertiría solo si su padre lo permitía Cam estaba empeñada en hablar con él cuanto antes, mejor empezar la tarea de convencerlo desde ahora había afirmado ella, y Nico sabiendo que una de las cosas más difíciles en la vida es llevarle la contra a las mujeres no tuvo más que aceptar no sin quejarse por su puesto pero al fin y al cabo termino cediendo.

Las horas siguientes a decidir volver, las aprovecharon lo más posible, bañándose en el mar, revolcándose en la arena, comiendo mariscos y hasta con un poco de celos.

Nico se había sentido celoso porque cuando habían aparecido en la playa con sus trajes de baño, o más bien él en su traje de baño y Cam en su bikini de dos piezas, un grupo de idiotas que estaban en la playa no habían hecho más que comérsela con la mirada, si ella era hermosa Nico mejor que nadie lo sabía y sin duda se veía espectacular con ese bikini pero eso no les daba derecho a esos estúpidos de verla de esa manera, pero el descaro con el que lo hacían era lo que más le molestaba, no les importaba que ella estuviera con él y eso casi provoco que fuera hacia ellos y los pusiera en su lugar, pero Cam no dejo que lo hiciera, ella también había sentido las miradas y sugirió buscar un lugar mas solitario, lo cual hicieron, y Nico agradeció pues pudieron besarse y acariciarse sobre la arena a la orilla del mar con el agua cubriéndolos por momentos y lo mejor sin mirones incomodándolos, así que al final lo que esos chicos hicieron dejo de importar.

Cuando estaban recostados en la arena Cam dijo –sabes que es lo que me encanta-

-mmm pues yo- respondió Nico bromeando.

Ella rodo los ojos y dijo –bueno un poco pero no me refiero eso-

-¿solo un poco?- pregunto él acariciando su vientre desnudo.

-enfócate- respondió ella –lo que me encanta es que ustedes los vampiros pueden estar a la luz del sol-

-si supongo que a mí también, creo que vivir una eternidad en la oscuridad no seria tan atractivo, no podría verte en bikini y bajo el sol, y eso seria imperdonable-

-Nicolás podrías hablar enserio alguna vez- dijo Cam riendo.

-Claro que si pero no contigo en bikini y menos desnuda eso es seguro, me idiotizas-

-Me tendré que vestir como monja entonces- dijo Cam riéndose abiertamente.

-Oh no ni se te ocurra, me harías un terrible pecador, tener fantasías con una monja no seria bien visto-

-estas loco, pero me encantas mi vampiro loco- dijo Cam recostándose en su pecho y acariciando su abdomen.

El viaje de regreso pareció tan corto que Cam no podía creer estar llegando a casa de su padre tan pronto, cuando Nico estaciono Cam se desabrocho el cinturón de seguridad desesperadamente, sabía que su padre se volviera loco cuando ella le dijera porque estaba allí pero se sentía preparada, ella tenia un propósito y no descansaría hasta obtenerlo, estaba por abrir la puerta cuando noto a Nico tan concentrado y serio que fue inevitable preocuparse.

-¿Qué pasa? ¿Estas bien?-

Pasaron unos segundos y Nico no respondía así que Cam paso una de sus manos por enfrente de su cara para llamar su atención, cuando él se giro para mirarla Cam volvió a preguntar -¿Todo bien?-

-Si, solo me quede pensando y recordé que tu padre no esta en la casa, esta noche tenia reunión en el movimiento, mañana hablaremos con él-

Cam frunció el ceño, Nico se estaba comportando muy extraño –La luces están prendidas, él debe estar en casa, no pierdo nada con comprobar- dijo al momento de abrir la puerta del auto pero la mano de Nico sostuvo su brazo.

-Te digo que no esta allí, vámonos ¿no tienes hambre? Porque yo si-

-Con mayor razón, si no esta mi papá podemos comer algo mientras lo esperamos-

-¡No!- grito Nico, ella se le quedo mirando sorprendida –no podemos hacerlo porque si Agusto no esta no podemos entrar-

-Nico pero tu tienes llave, esta también es tu casa aunque vivas en la mía- dijo Cam sonriendo.

-No la traigo- respondió cortante.

Cam lo miro desconcertada, ¿por qué se estaba comportando así? No tenía ni idea pero estaba empezando a parecerle sospechoso.

-pues no es problema tampoco con la fuerza que tienes puedes forzar la entrada- dijo abriendo la puerta y saliendo, esta vez Nico no pudo detenerla.

Él no podía permitir que ella entrara, bajo apresuradamente hasta alcanzarla y detenerla sosteniéndola con cuidado del brazo.

-Cam vamos ya te he dicho que tu padre no esta, vámonos-

Cam se zafo de su agarre y dijo -¿Qué te pasa? No escuchas la música él esta allí, no creo que haya salido y dejado música y luces prendidas- estando tan cerca de la puerta Cam se había percatado del ruido de la música –me sorprende que tú con tu oído no te hubieras…- y allí fue cuando lo entendió, Nico sabía perfectamente que su padre esta allí dentro, él lo debió escuchar mucho antes y debido a lo que fuera que escucho quería impedir que entrara ¿Qué estaba pasando allí dentro? –Nico ¿mi papa esta bien?-

Él asintió –Cam vámonos, hazme caso, volveremos mañana-

-No- respondió Cam automáticamente –quiero entrar-

-Cam…-

-Nico- lo corto ella –abre la puerta si mi padre esta allí dentro no veo porque no podamos entrar- y así siguió caminando hasta llegar a la puerta.

Nico la siguió y esperanzado de que Augusto los escuchara grito mientras se acercaba –eres tan terca-

Cam no respondió solo lo insto con la mirada a abrir la puerta, Nico se demoro lo más posible en hacerlo y ocasionando demasiado ruido lo que solo incremento las sospechas de ella.

Cuando por fin abrió la puerta Cam entro apresuradamente pero su padre no estaba por ningún lado.

-te dije que no estaba en casa- dijo Nico.

-si, yo… él dejo toco encendido, creo que estoy un poco parano…- una risa notablemente femenina llego desde arriba, Cam volteo a ver a Nico confundida -eso… esa ¿es una mujer?-

Nico permaneció inmutable –Cam vámonos es la intimidad de tu padre-

-¿esta con una mujer?-

-Cam- advirtió Nico.

-¿Quién es? ¿Por qué no me hablo de ella? Yo pensé que él no… yo- dijo Cam agachando la cabeza.

-Cam tu padre es un hombre-

-yo se- susurro ella –es solo que me hubiera gustado que él me lo dijera, ya sabes que tuviera la confianza de decirme que estaba con alguien-

-Cam vámonos- advirtió Nico cuando escucho una puerta abrirse.

Tras unos instantes respondió –Si creo que es lo mejor-

Nico agradeció que aceptara y empezaron a encaminarse hacia la puerta pero justo en el momento que la abrió se escucho un grito ahogado, no se necesitaba ser un vampiro para haberlo escuchado por lo que Cam se giro hacia donde venia el sonido, Nico apretó la manija de la puerta hasta casi romperla, él no debió dejar que esto pasara.

Cam parpadeo repetidamente, no podía estar viendo bien, la mujer al pie de la escalera, vestida solo con una camisa de hombre, no podía ser su madre.

13 ene. 2010

Capítulo 24 de Percances


Ambos completamente saciados yacían uno en los brazos del otro, Cam disfrutaba de los cálidos brazos de Nico que la rodeaban y decididamente dijo –Nico quiero decirte algo-

-Ujum- dijo él un poco adormilado.

-He tomado una decisión- dijo al tiempo que se volteaba sin salirse de sus brazos para estar frente a él –quiero ser como tú-

Nico la miro atónito, incapaz de creer lo que acababa de escuchar -¿Qué dijiste?- pregunto frotando sus ojos como para alejar el sueño.

Ella acaricio su mejilla con su mano izquierda –Quiero ser como tu, quiero que estemos siempre juntos- termino con un sonrisa que iluminaba su rostro.

-Debes estar bromeando Cam, eso es imposible- dijo él frunciendo el ceño.

-Como puedes decir eso Nico, basta con que tú me conviertas, no le veo lo imposible por ningún lado mi amor- dijo Cam con sus esperanzas puestas en sus palabras.

-Es imposible Cam- dijo al momento en que se incorporaba dejándola en la cama.

Ella se sentó cubriendo su desnudez con la sabana y lo observo ponerse sus bóxers, no pudo dejar de sentirse herida por su respuesta tan cortante y su abandono en la cama, ella había pensado que se pondría feliz al saber que ella lo amaba tanto como para ser capaz de convertirse en un vampiro pero era más que obvio al ver el rostro de Nico que no se sentía nada feliz tras la declaración que ella le había hecho, ¿acaso no la amaba lo suficiente para estar con ella siempre? Ese simple pensamiento le humedeció los ojos, le estaba costando mucho detener las lágrimas que querían salir, tras unos instantes cuando se creyó capaz de hablar sin delatar como se sentía dijo -¿Por qué imposible? ¿Por qué nunca has convertido a nadie?-

Nico que veía el mar a través de la ventana y que tras salir de la cama había evitado mirarla respondió tras un largo suspiro –Por eso en gran parte, por que no quiero convertir a nadie mucho menos a ti Cam, porque no quiero esto para ti…-

-Nico… yo-

-No Cam- la corto él con un movimiento de su mano –eres humana y humana seguirás siendo yo no te arrebatare tu humanidad, lo siento pero no sabes lo que dices, no tienes idea de lo que pides-

-Nicolas- dijo ella exasperada –hablas como si ser un vampiro fuera lo peor, tú eres vampiro y no hay nada en ti que no pueda amar, mi padre es vampiro y debido a eso mismo se alejo de mi antes incluso de que yo naciera- en este punto ya no pudo contener las lágrimas –viví casi 18 años de mi vida creyendo que el ser que me había dado la vida nunca me amo, nunca se intereso por mi ¿y adivina que? si bien aprendí a vivir con ello eso no quiere decir que en mi corazón no existiera un vacío tan grande que a veces sin motivos aparente me hacía llorar, me dolía ver a las niñas con sus papás jugando, muchas veces me quede dormida imaginando como sería tener un padre…- sorbiendo su nariz y limpiando las lágrimas que corrían por sus mejillas continuo –¿Cómo crees que sería no tenerte a ti? ¿Cuánto tiempo estaremos juntos si sigo siendo humana? ¿10 años? Por que dudo que puedan ser más, en ese tiempo ya me vería mucho mayor que tú, acaso podrías tu seguirme viendo igual, amándome igual conforme me veas cambiar, envejecer cuando tu permanecerás joven y tan hermoso como eres-

-Cam- susurro él –mi amor no se basa solo en tu apariencia, no voy a dejarte de amar solo porque cambies físicamente, y al final disfrutaremos el tiempo que podamos estar juntos sean 10 años o 20, los que tengan que ser-

-¿Te estas escuchando acaso? porque estas diciendo puras estupideces- dijo Cam levantándose de la cama y envolviéndose en la sabana –todo lo que me haces creer es que al final Milena tiene razón, que no soy para ti mas que algo pasajero, lamento decírtelo Nico pero yo no estoy dispuesta a vivir así, quiero que me conviertas y poder vivir juntos en igualdad de condiciones, no acepto cambiar y seguir el curso normal de mi vida mientras tu sigues igual, porque sinceramente no se si podría con lo que conlleva eso, y aun menos acepto tu excusa porque prácticamente convertiste a Milena, para salvarle la vida ok entonces entiendo que necesito estar apunto de morir para que seas capaz de hacerlo-

-Cam no metas a Milena en esto, yo no la convertí solo la ayude a completar su conversión para que no muriera y lo sabes bien, y también sabes cuanto me he arrepentido de haberlo hecho, no esta bien ir contra la normalidad de las cosas Cam-

-¿Ni siquiera por amor? ¿O acaso la realidad es que no estas seguro de amarme lo suficiente como para compartir tanto tiempo conmigo? ¿Dime Nico no me amas lo suficiente como para dejar a un lado esos tontos prejuicios? al final soy yo quien ha tomado la decisión, es mi decisión y yo estoy segura de ella, porque se que te amo lo suficiente como para dejar mi humanidad a un lado y entrar en tu mundo, para compartirlo contigo-

Nico se paso la mano por su cabello –Dejemos el tema, tomemos ambos un tiempo para pensarlo, en tu caso piensa si de verdad estas dispuesta a hacerlo, toma en consideración la totalidad de lo que sería y en mi caso meditare si podría llegar a hacerlo, no arruinemos nuestro fin de semana con un tema que en este momento no nos va a llevar a nada-

-Pues sabes que Nico el fin de semana ya esta arruinado- dijo Cam al tiempo de entrar en el baño y encerrarse dentro de el con un portazo.

Recargándose en la puerta se dejo caer hasta quedar sentada, las lágrimas estallaron a través de sus ojos, sollozo sin poder contenerse, ¿por qué Nico hacia esto? ¿Por qué se conformaba con tan poco? ¿Cómo podía amarla como decía y soportar perderla?

Cam siempre había pensado que enamorarse era lo mejor en la vida, el sentimiento más sublime que cualquiera pudiera llegar a experimentar pero lo que nunca creyó fue que ese mismo maravilloso amor pudiera lastimar tanto, trataba de entender a Nico, lo intentaba con todas sus fuerzas pero la mayor parte de ella le gritaba que si él no quería convertirla era porque no era mas que algo pasajero en su interminable vida.

Cansada de llorar y después de darle vueltas al asunto una y mil veces se levanto del suelo donde estaba sentada y se metió bajo la regadera pretendiendo que el agua que caía sobre su cuerpo lavándola, limpiándola se llevaría todo lo que estaba lastimándola, para ella el que Nico no quisiera convertirla era un rechazo que la lastimaba profundamente, Nico había llegado a su vida así de repente cambiándolo todo, antes de él ni siquiera sabia lo que era un beso en cambio con él había conocido placeres tan exquisitos que nunca hubiera imaginado, pero todas esa maravillas se desmoronaban en sus manos, lo amaba con todo su corazón pero si él no estaba dispuesto a convertirla ella no podía seguir con él, no podía aferrarse a algo que mas temprano que tarde perdería, su humanidad era el percance más grande para lo que ella quería, para estar con Nico.

Ella sabia bien que si aceptaba lo que Nico sugería solo se lastimaría a si misma, ¿Cómo podía esperar él que ella aceptara estar con él sabiendo que no tenían futuro juntos? ¿Cómo podía él hacerlo?

Cam estaba llena de preguntas, totalmente confundida, pero si había algo que tenía claro es que prefería perderlo ahora a seguir con él preguntándose cuando llegaría el día en que tendrían que separarse; tan solo imaginarse en unos años, ella habiendo cambiado y él permaneciendo exactamente igual, era algo que no le causaba alegría.

Quizás estaba actuando precipitadamente pero en este momento lo único que quería era que Nico tomara una decisión.

Habiendo terminado de bañarse se enredo en un toalla y salió del cuarto de baño para poder conseguir algo de ropa, al salir lo primero que vio fue a Nico sentado en la cama frente a ella cabizbajo, pero inmediatamente levanto la mirada para encontrarse con la suya, ella lo miro unos segundos antes de ir en busca de su ropa, mientras escogía lo que se pondría él empezó a hablar.

-Cam lo lamento, no me gusta que llores por mi culpa, no es mi intención lastimarte, solo trata de entenderme no puedes saber lo que es ser un vampiro y como no lo sabes no sabes lo que estas pidiendo-

Soltando la ropa que tenia en las manos se giro para estar frente a él –Nico estoy cansada de que me digas eso, trato de entenderte pero hazlo tú también conmigo, yo no veo nada en ti que me parezca tan horroroso, eres una buena persona, eres tan normal como cualquier otro a diferencia de que tienes que beber sangre- dijo encogiéndose de hombros.

-No todos los vampiros son como yo Cam, para muestra basta un botón, Isaías o Damián o Milena- se detuvo un breve instante suspiro y entonces dijo –y beber sangre tampoco es cualquier cosa, por dios Cam estamos bebiendo vida, la vida de alguien más-

Esas palabras le enviaron un escalofrió por todo el cuerpo, nunca lo había pensado de esa manera, frunciendo el ceño dijo –pero les gusta, les sabe deliciosa ¿Cuál es el problema? Mientras no mates ni lastimes a nadie-

-Si nos sabe deliciosa, y es allí donde radica el problema porque cuando bebemos directamente de alguien a veces es casi imposible detenerse, nuestros instintos están allí aunque los vampiros como yo tratemos de controlarnos; mira lo que ha pasado por beber tu sangre me he robado una parte de ti-

-no me has robado nada Nico-

-Cam una parte de tus capacidades se me ha transmitido, no te parece suficiente prueba de toda la vida o poder que lleva la sangre en si misma-

-si lo entiendo, pero la solución precisamente es que una vez que me conviertas solamente beberías de mi y yo de ti, ¿así es como se hace cierto?-

Nico se limito a asentir.

-¿Entonces porque no quieres? todo seria más fácil para ti, solo beberías de mi-

Nico se acerco y la tomo por la cintura, levantándola un poco para que sus rostros estuvieran a la misma altura –No es que no quiera hacerlo, ¿de verdad piensas que no quiero? Cam no quiero perderte, te amo, eres lo más importante, eres la vida misma para mi, lo único que hace que mi existencia tenga sentido y por eso mismo no acepto hacerlo, porque me parece egoísta y vil ceder a mis deseos sin contar que tu padre nunca lo permitiría-

-no tenemos porque pedirle permiso, es mi decisión-

-no me lo perdonaría, no puedo hacerle eso somos amigos-

-¿y si el aceptara lo harías? ¿Me convertirías?-

Nico sonrió y dijo –Él nunca aceptara-

-Olvídate de eso, solo respóndeme ¿lo harías?-

Él rozo su nariz con la suya y susurro –egoístamente si, te haría mía por completo, solo mía, para siempre mía- concluyo tomando sus labios en un apasionado y prolongado beso.

El cuerpo de Cam estaba completamente sostenido por Nico, sus pechos apretados contra el suyo, sus pezones respondiendo al contacto, el deseo arremolinándose por todo su cuerpo, Nico la puso sobre el piso y sin mas tiro de la toalla dejándola desnuda, la admiro unos segundos antes de comenzar a acariciarla como si la vida se le fuera en eso, mientras acariciaba sus pechos y besaba su cuello jadeo, Cam lo volvía loco, la tomo entre sus brazos y la llevo de regreso al cuarto de baño.

La puso bajo la regadera, y se empezó a quitar la única prenda que llevaba puesta, su bóxers.

-Ya me bañe- dijo Cam agitada.

-Pero no conmigo- dijo él esta vez completamente desnudo.

Cam no pudo evitar notar la erección que Nico tenía, y si bien el asunto aun no estaba solucionado completamente, pues aun había algo muy difícil por hacer, convencer a su padre, por lo menos estaba segura que Nico si la queria junto a él y eso bastaba, ella se encargaría de lo demás, de eso estaba segura, pero ahora solo había una cosa que quería hacer, esta vez saciaría su curiosidad.

Nico dejo que el agua cayera sobre ellos al tiempo que volvía a besarla bajo el agua, Cam respondí con pasión, beso su mandíbula y después su cuello, luego empezó a besar su pecho y cuando tomo uno de sus pezones con sus dientes, Nico gruño, después vino su lengua, esta mujer lo estaba volviendo loco, hizo lo mismo con su otro pezón mientas sus manos acariciaban su abdomen y una de ellas bajaba más, hasta tocar su miembro completamente erecto, pero no solo lo toco lo tomo en su mano y comenzó a moverla, para este momento Nico ya estaba tan excitado que temía que con solo eso lo hiciera venirse, Cam lo estaba matando, su mano seguía en su tarea mientras su boca esta vez besaba su cuello ascendiendo hasta su oreja donde la lengua de Cam lo atormento, entonces ella susurro –enséñame- Nico no entendió a que se refería pero poco le importo con todo lo que le estaba haciendo sentir, fue cuando al notar la perdida de los labios de Cam sobre su piel que abrió los ojos y la vi arrodillarse que pareció entender esas palabras, no había duda de sus intenciones y Nico hubiera querido decirle que no lo hiciera pero demonios estaría mintiendo pues lo deseaba encarecidamente, él la observo atentamente su mera imagen arrodillada frente a él lo hizo temblar de deseo y placer, todavía no le hacía nada y él ya se sentía desfallecer, ella movió un poco más su mano sobre su miembro mientras levantaba la mirada y se encontraba con la de él, se miraron unos segundos entonces ella murmuro tan quedamente –enséñame como- que si no fuera vampiro y tuviera su sentido del oído agudizado no la hubiera escuchado.

Fue entonces cuando sus labios cerrados besaron la punta de su miembro, Nico sintió que las piernas se le hacían agua, tuvo que poner su mano sobre el azulejo para sostenerse, las rodillas le flaqueaban, el éxtasis viajaba por sus sentidos, cerro los ojos y no pudo contener sus gemidos, entonces Cam abrió su boca tan lentamente que el sintió cada movimiento e introdujo su miembro en su boca acariciándolo con sus labios mientras lo hacía, cuando su lengua toco la punta de su miembro y se movió tímidamente Nico supo que estaba perdido, grito su nombre seguido por un fuerte gruñido y se dejo envolver por el éxtasis del placer.